jueves, 11 de junio de 2009

NADIE ES ARRASTRADO A SU FUTURO

No tienes que ser un futurista o adivino para ser capaz de predecir el futuro de alguien.
Puedes hacerlo preguntándole a él o ella una simple pregunta: “Cuál es tu propósito definido único en la vida – y qué planes has hecho para alcanzarlo?” 
Si le preguntas a cien personas esa pregunta, noventa y ocho te contestarán con algo parecido a “Me gustaría vivir bien y ser tan exitoso como pueda.” Mientras que la respuesta suena bien en la superficie, si escarbas más profundo, encontrarás una persona sin rumbo que nunca obtendrá nada de la vida excepto las sobras de las personas verdaderamente exitosas – aquellas que tienen un propósito definido y un plan para alcanzarlo.
Para ser exitoso, debes en este momento decidir cuál es tu meta y delinear los pasos con los cuales intentas alcanzarlo.
Hace años trabajé con un colega llamado Stuart Austin Wier de Dallas. Era un colaborador de una revista que yo editaba y financieramente sólo pasaba a duras penas. Probablemente hubiera permanecido siendo un escritor hambriento si una historia que estaba escribiendo sobre un inventor no lo hubiera inspirado repentinamente a cambiar su vida. Con mucha sorpresa de aquellos que lo conocían, anunció que iba a dejar el periodismo y volver a la escuela para convertirse en un notario de patentes. No iba a ser cualquier notario de patentes, se iba a convertir en “el mejor notario de patentes de los Estados Unidos.” Puso su plan en acción con tal fervor que completó la escuela de leyes en tiempo record. Cuando comenzó su práctica, deliberadamente buscó los casos más difíciles. Pronto, su reputación se extendió en el país y sus servicios estaban en tan alta demanda que incluso cuando su salario alcanzaba niveles astronómicos, estaba rechazando más clientes de los que aceptaba.
La persona que actúa con propósito y un plan atrae oportunidades. Cómo puede la vida darte algo si ni tú mismo sabes lo que quieres? Cómo pueden otros ayudarte a tener éxito si tú mismo no has decidido cómo llegar ahí? Sólo con un propósito definido serás capaz de sobreponerte a los fracasos y adversidades que se te presentarán en el camino. Uno de los primeros americanos de franquicias más exitosos fue Lee Maranz, un hombre que sabía qué quería y cómo conseguirlo. Un ingeniero mecánico, Maranz inventó una nevera que hacía nieve suave. Imaginó un cadena de tiendas de nieve de costa a costa y trabajó un plan para convertir su sueño en realidad. Él, como muchos otros, construyó su propio éxito ayudando a otros alcanzar el suyo. Ayudó a las personas a establecer sus tiendas de nieve al amueblar la construcción y diseñando planes, una idea revolucionaria en su tiempo. Vendió las máquinas de las neveras al costo e hizo las ganancias de la venta de nieve. El resultado? Esa cadena de tiendas Maranz estaba determinada a crecer en todo el país.
“Si tienes una fuerte creencia en ti mismo, en lo que haces, y en lo que quieres hacer, ninguna adversidad es tan difícil de derrotar,” él dijo.
Si quieres alcanzar el éxito, haz de hoy el día en que dejas de ir sin rumbo. Decídete sobre una meta definida. Escríbela. Apréndetela de memoria. Decide exactamente cómo planeas alcanzarla. Luego comienza a poner el plan en acción inmediatamente.
Tu futuro es lo que tú haces de él. Decide ahora lo que será.

Fuente: Napoleon Hill


Mientras mis ojos recorrían esta lectura, me reafirmo, lo valioso y necesario de tener nuestras metas, claras y estructuradas.( para mi es necesario saber a dónde vamos, para poder definir las estrategias para lograrlo) más que de acuerdo, que si tenemos un plan y propósito, ya estamos convocando las oportunidades.
Cierro con un pensamiento, el futuro es ya, ahora! no dejemos de construirle desde el presente

R.C. de Interés