miércoles, 17 de junio de 2009

¿Quién es más feliz: el que quiere lo que tiene o el que tiene lo que quiere?


Hay quienes aseguran que la felicidad no está en tener lo que uno quiera, sino en querer lo que uno efectivamente tiene. 
Un argumento optimista bastante esperanzador que hasta el momento no se había podido comprobar, no al menos, desde un punto de vista científico.

Pero ahora resulta que un grupo de psicólogos de la Texas Tech University (ubicada en los Estados Unidos) dicen que sí, que es factible probarlo. Así las cosas, Jeff Larsen y Amie McKibban (de la Wichita State University) tomaron a un grupo de estudiantes como parte de un testeo durante el cual se les pidió, por ejemplo, que indicasen si tienen ciertos objetos materiales.
En total, el conjunto de materiales sumaron 52, entre automóviles, camas, estéreos, televisores, computadoras .
Los resultados obtenidos (y publicados en la edición de abril de Psychological Science´s Journal) sugieren que las personas puedan crecer acostumbradas a sus posesiones y que, por eso mismo, la felicidad que deriva de tener esos objetos materiales es menor.
El argumento de los investigadores no se queda allí, sino que también sugiere que las personas pueden seguir deseando las cosas que poseen y que aquellos hombres y mujeres que sienten esto son los alcanzan un mayor grado de felicidad.
"El mero hecho de tener un montón de cosas no es la clave para la felicidad puntualiza Larsen-. Nuestros datos muestran que también es necesario apreciar esas cosas cuando uno las tiene. Y que además es importante mantener el deseo por aquello que uno no tiene bajo control."
Durante los estudios, si los voluntarios examinados eran dueños de un automóvil, los investigadores les pedían que indicaran cuánto querían a ese coche en particular. En el caso de quienes no lo tuvieran, entonces el pedido pasaba por expresar cuánto deseo sentían de tener uno.
De allí en más, Larsen y McKibban calcularon en qué medida las personas quieren los que tienen y tienen lo que desean. Sus conclusiones muestran que querer lo que uno tiene no es lo mismo que tener lo que uno quiere. Aún cuando las personas que tienen lo que ellas pretenden tienden a desear dichos ítems (materiales o inmateriales), la correlación entre los dos está lejos de ser perfecta.
Los investigadores hallaron que los individuos que desean más de lo que tienen tienden a ser más felices que aquellos otros que quieren menos lo que tienen. Sin embargo, las personas que tienen más de lo que desean tienden a ser más felices que aquellos que tienen menos de lo que quieren.
Tal vez la mejor síntesis sea aquella que expresó el cantante argentino Andrés Calamaro: "Quiero a la mujer que tengo y tengo a la mujer que quiero".

Fuente: NEOMUENDO



Más que convencida que la felicidad, va muy de la mano con apreciar lo que se tiene, valorar lo que tenemos, y que nos es malo desear tener algo (material o no) siempre que no nos empañe la Felicidad; un fuerte abrazo y deseo que la felicidad este en cada momento de la vida ( ojo : Hay que saberla encontrar)

R.C. de Interés