miércoles, 17 de junio de 2009

Una mujer va a prisión tras negarse a dejar de vivir con tres gatas

Una chilena de 67 años ingresó en la noche del martes en una cárcel de Santiago, en el inicio de una condena de 14 días de reclusión nocturna por negarse a abandonar a las tres gatas con las que vive en su departamento, de las que se niega a separarse.
- "Ellas son mis hijas, son mis niñitas de cuatro patas, mi familia", declaró María Cristina Gaete, que vive con los tres animales en un edificio donde las mascotas no son bienvenidas, en la elegante zona de Providencia, en Santiago.
La mujer fue demandada en 2008 por el administrador del edificio, cuyo reglamento prohíbe la tenencia de animales.
El juzgado le dio la razón al administrador, pero María Cristina llevó su caso al Tribunal de Apelaciones, donde nuevamente perdió, siendo condenada a pagar una multa de 180 dólares o en su defecto dormir 14 noches en una cárcel para mujeres.
"Estoy adoptando una actitud de resistencia", afirma la mujer citada por el diario vespertino La Segunda, que la entrevistó en su hogar, añadiendo que está dipuesta a hacer "cualquier cosa" con tal de que la ley le permita seguir viviendo con las gatas.
Fuente: AFP


Además de "insólita" la noticias me lleva a recordar, lo visto por con Jurgen Klaric, en estudios de Neuromarketing, cuando el motivo más profundo para vender por ejemplo,  un cereal de perro, es el identificarles como miembros de la familia
"Una  empresa de comida para perros nos pidió que digo encontráramos el código de esa categoría. Lo que vimos fue que los consumidores sentían culpa porque veían a sus mascotas como sus hijos, así que planteamos que para que el cerebro de los consumidores se conecte con el producto, este debería tener la misma presentación de una caja de cereal para niños, anulando la sensación negativa que causa la culpa." 

Más que interesante el tema de Neuromarketing, que incluye muchas disciplinas

R.C. de Interés