lunes, 27 de julio de 2009

SER UNA PERSONA EFECTIVA


HÁBITOS PARA LOGRAR LA EFECTIVIDAD
Hábito 1.- Ser Proactivo.
Covey nos dice que las teorías clásicas del comportamiento que tratan de explicar la naturaleza del hombre pueden agruparse en tres grandes campos:
a) El Determinismo Genético.- en el que se establece que nuestros padres y abuelos son los causantes de todo lo que somos y lo que nos pasa (soy así porque mi abuelo era así, ¡me viene de sangre!).
b) Determinismo Psíquico.- el cual sugiere que el origen de nuestros problemas es la manera en que fuimos criados por nuestros padres durante la infancia.
c) Determinismo Ambiental.- donde nuestros problemas tienen su origen en las personas que nos rodean y que siempre han tratado de sacar provecho de nosotros.
El autor concluye diciendo que aunque las anteriores concepciones tuvieran cierto grado de verdad, dentro de cualquier proceso de estímulo - respuesta, siempre existirá una zona de libre albedrío o de "libertad de elegir", donde los individuos tienen la capacidad de tomar nuevas iniciativas y responsabilizarse de su propio destino. Cuando permitimos que las fuerza externas nos controlen, nos convertimos simplemente en sujetos reactivos.
Si la visión que tenemos de nosotros mismo no fuera más que un simple reflejo del espejo de la sociedad -con sus paradigmas, opiniones y percepciones- lo más probable es que lo que veríamos sería una imagen distorsionada de nosotros mismos y de nuestra realidad, debido a que la mayoría de esas opiniones, por lo regular, están basadas en opiniones más proyectivas que reflexivas (caray, es tan fácil que... ¡hasta tú podrías hacerlo!).

Hábito 2.- Ten siempre en mente el resultado que esperas obtener.
Es importante contar en todo momento con una fotografía o paradigma de lo que quisiéramos ver al final de nuestro trabajo o proyecto que nos hemos echamos a cuestas, convencidos de que las cosas en la vida pueden disfrutarse dos veces, una, cuando las visualizamos en nuestra mente, y otra, cuando las hacemos realidad. La visualización es una característica fundamental de los líderes, actuando siempre antes que los administradores (la visión siempre antecede a la gestión).

Hábito 3.- Coloca siempre lo más Importante al Principio.
Este hábito se basa en los escritos de Alvin Tofler (La Tercera Ola), donde se menciona que cada generación va dejando a la siguiente los cimientos necesarios para lograr mayores avances.
El reto de las personas en la sociedad moderna no se encuentra ya solamente en administrar su tiempo de la mejor manera para realizar lo que se propone, sino, más bien, en saber administrarse a uno mismo y dejar de enfocarse solamente en las cosas y el tiempo. El reto consiste, más bien, en mantener el equilibrio entre lo que se produce y lo que permite producirlo (P / CP) y mejorarlo día a día.
Este concepto se entiende de mejor manera al imaginar una "Matriz de Administración del Tiempo" con dos ejes donde se definen los niveles de urgencia e importancia de las cosas. Los individuos utilizan su tiempo de cuatro maneras diferentes - cada una de ellas ocupando un cuadrante de la matriz- dependiendo del grado de urgencia e importancia que le asigna a cada cosa que debe realizar. En el cuadrante I se encontrarán las cosas importantes, pero no urgentes, que tienen que ver con los resultados que se esperan obtener en el futuro y que contribuyen a desarrollar los conceptos estratégicos de la empresa o institución como son la Misión, valores y metas prioritarias (como elaborar el plan estratégico de la empresa para los próximos 5 años o diseñar una nueva estrategia de ventas para el próximo año). En el cuadrante II encontraremos las cosas que son importantes y urgentes a la vez, cosas que, por lo regular, presionan, ocasionan crisis y fatigan a las personas (situaciones en las que ¡urge enviar el reporte de operaciones a las oficinas centrales el día de hoy, ya que debería haber salido ayer!, o ¡urge pagar la hipoteca del edificio el día de hoy para que no carguen intereses moratorios a partir de mañana!). A continuación, en el cuadrante III, estarán las cosas que ni son importantes ni urgentes, en las que acostumbran refugiarse las personas que se sienten agobiadas realizando trabajos del cuadrante II como un lugar de relajación y descanso. (como inventar cualquier excusa para acudir a la oficina del jefe a criticar sin razón a otros compañeros de trabajo, o colocar montañas de papeles sobre el escritorio para simular que se tiene mucho trabajo). Finalmente, en el cuadrante IV encontraremos las cosas que aunque son urgentes, no son importantes pero requieren de nuestra atención inmediata por estar presentes y visibles (como el contestar el teléfono en medio de una entrevista de ventas o interrumpir al propietario quien debe firmar todos los documentos que emite la empresa por falta de políticas de delegación).

Es un hecho que la mayoría de personas tratan de pasar la mayor parte de su tiempo en las cosas importantes pero no urgentes (Cuadrante I), pero en la realidad, sólo dedican una fracción mínima de su tiempo a esa zona, enfrascados en realizar las actividades de los otros cuadrantes. La gente efectiva para tener una visión integral de las cosas trabaja en las cosas importantes antes que lleguen a ser urgentes, manteniendo el equilibrio, la disciplina y control. Centrarse en las actividades del cuadrante I no es fácil, ya que implica que la persona tenga altos niveles de acertividad (saber decir no en ocasiones, aún al mismo jefe, en base a prioridades perfectamente definidas y cuando la situación lo ame-rite).


Recuerda primero lo más importante, visualiza continuamente lo que quieres alcanzar, y que tu actitud sea lo más pro-activa

R.C. de Interés