Búsqueda personalizada

lunes, 31 de agosto de 2009

EL PRINCIPITO, MI PLANETA Y YO


No se como saldrá este experimento, ya me lo dirán ustedes…

Uno de mis libros favoritos, es muy simple, con ilustraciones de la Boa, el cordero… si es El Principito de Antoine de Saint-Exupéry, pero nunca pensé cuando lo leí hace años, que sería una similitud con mi vida. No voy a escribir un libro paralelo, pero tomare parte y parte mía...
.…Viví solo en el desierto del Sahara sin nadie con quien hablar pues sufrí un percance cuando se averió mi motor y tuve que permanecer en aquel lugar hasta que un día apareció ante mí un muchachito pequeño que no parecía extraviado ni desfallecido de sed o de hambre…

  • Sí entiendo lo que es la soledad, es la que acompaña mi vida, después de años de trabajo y amistades, mi mundo es virtual, allí me nutro de conocimientos, y no estoy expuesta, sólo cierras tu computadora y ya. Además encuentras una gran cantidad de amistades, con quién estar de acuerdo, con quién no, puedes llorar, reír, pero estas a salvo
.… Paso un tiempo sin que yo supiera de dónde venia él, me hacia muchas preguntas sobre mi avión y si volaba pero yo intrigado le pregunte ¿De donde vienes? Sin embargo creo saber que su planeta es un asteroide y solo ha sido visto una vez. Cada día que pasaba aprendía algo nuevo sobre el planeta del Principito ya que me contaba como había que cuidarlo.

  • En mi planeta disfruto de lo que me gusta, leer, y con el tecnología es como tenga un banquete de lecturas, las hay de todo tipo, le conteste, y es que la verdad me he cansado de las personas que te lastiman, un día dije, si puedo estar mejor haciendo lo que quiero, y me meta es la felicidad…me iré a mi mundo virtual. Claro a ratos estoy aquí, cada vez menos, no quiero regresar a este mundo, prefiero mi planeta virtual!
…Pasaban los días y el Principito hablaba de las flores especialmente de las rosas que crecen en su planeta y de una muy especial que broto un día y que era muy bella y radiante pero, era vanidosa y quería que el se preocupara de regarla y cuidarla y se quejaba mucho de las corrientes de aire y del frío es por esto que al Principito le pareció que era una flor muy complicada, pero a pesar de todo su amor y buena voluntad dudo un poco de ella. Con un poco de melancolía cuando regó la flor por última vez se dio cuenta que tenia ganas de llorar.

  • Cuando dije adiós nadie me respondió. Muchas veces pasas la vida, vi-viéndola en función de otras personas, sin que ellas se enteren, o lo que es peor se hacen las desentendidas. No puedo generalizar tampoco porque hay gente linda que valorar, uno da, aunque no reciba. La vida se va, y sigo asombrada sin comprender, no es cuestión de culpa, lo que tiene importancia es que seas feliz. Ya me preocupe de: el viento, insectos y animales feroces. Hoy no tengo temor pues, tengo mis espinas pero, como a todos nos pasa, algunas siguen doliendo.
…El Principito luego viajó a la zona de asteroides y decidió visitarlos.

  • Al viajar por la vida han sido muchas mis experiencias, he sido princesa pero también esclava! ¡ debes juzgar y obedecer. Obedecí solo a las órdenes sensatas. Como decirlo: siempre he luchado por mi causa, y esto también te puede traer, no lamentos, sino contrariedades, pero la paz conmigo misma es la cuenta para mí.
…Segundo Planeta: Encontró un vanidoso que tenia un sombrero con el que saludaba cuando lo aclamaban. Le pidió al Principito que lo aclamara mucho, este le dio en el gusto porque reconoció que este vivía muy solo. Luego se marcho.

  • Me quede callada, el silencio también habla…y a veces mejor que las palabras!

…En el planeta siguiente vivía un bebedor ¿ Qué haces? Le pregunto al borracho el cual estaba delante de una colección de botellas vacías. Bebo le contesto ¿por qué bebes?- para olvidar que tengo vergüenza confesó ¿Vergüenza de que? De beber concluyó el borracho y se quedo en silencio. El Principito se quedo perplejo.

  • He huido de una situación similar, cuando salí de ella, no fue sola sino con los consabidos daños colaterales, pero igual que tú, la esclavitud termino y nadie puede retenerte si tu no lo deseas, eres libre, el poder decidir que hacer es un don que tenemos, es difícil, pero se sale, puedes crecer, si sabes sacarle el lado bueno a las cosas. La experiencia también es buena.
…El cuarto planeta pertenecía a un hombre de negocios y estaba tan ocupado que ni vio al Principito.

  • Buenos días, saludamos. A menudo pasamos rodeados de personas, tan pendientes de otras cosas, que se les olvida que existimos. No hagamos lo mismo esto duele mucho. Mami, mira esto:.. ¿Y que ves que estoy ocupada?... Durante algún tiempo, mi mundo financiero opaco mi mundo familiar, los medios no pueden ser el fin.
…El quinto planeta era muy especial, por ser el más pequeño. Solo había lugar para un farol y un farolero. El Principito no comprendía para que estaba un faro y un farolero solos en un planeta sin casas y sin gente. Le pareció absurdo… Es la consigna respondió ¿Qué es eso?. Apagar mi farol Buenas noches…

  • (cuantas cosas hacemos porque si? O porque los demás lo hacen?)
...El sexto planeta es diez veces más grande y lo habitaba un anciano ¡Vaya un explorador! exclamó al ver al Principito. ¿De dónde vienes? Le pregunto el anciano ¿De que trata este libro tan grande? ¿Que haces aquí? Pregunto a su vez el Principito. Soy geógrafo ¿Y que es eso? Es un sabio que sabe la ubicación de mares de ríos, ciudades, montañas y desiertos. Y tu planeta tiene ríos y ciudades? No puedo saberlo, pero si eres geógrafo, pero no lo se todo. ¡ Pero tu vienes de lejos!
La tierra fue el séptimo planeta, al llegar no encontró a nadie,… cuando un anillo removió la arena. -Buenas noches murmuró el Principito -Buenas noches susurró la serpiente ¿Sobre que planeta estoy? Pregunto el Principito -Sobre la tierra le respondió la serpiente, y no vive nadie aquí?. -Este es el desierto y aquí no hay gente, la tierra es muy grande. -¿Pero que haces aquí? Tuve problemas… -¿Dónde están? Tampoco hay hombres, eres muy rara le dijo la vida pero, soy muy poderosa. No lo pareces, ni si quiera tienes patas. Pero puedo llevarte muy lejos. Siento compasión por ti, tan débil sobre esta tierra pero, puedo ayudarte a volver a tu planeta dijo la vida y guardamos silencio.

  • Pero las experiencias de mi flor de tres pétalos, mi zorro domesticado, el viento en mi mejilla, la sonrisa de mis hijos, están siempre conmigo, pues lo he vivido, me pertenece; eso lo tengo conmigo siempre. Me detengo pero sin comprender aún del todo, pero sigo mi camino, ya luche por los demás ahora me toca reconstruirme a mí.
Me voy a mi planeta y me siento feliz.
Y TODAS LAS ESTRELLAS RIEN DULCEMENTE!!!

R.C. de Interés