Búsqueda personalizada

martes, 25 de agosto de 2009

HIJOS TIRANOS...O SINDROME DEL EMPERADOR

Una familia es un sistema, un grupo de individuos de una misma clase y especie y como tal, requiere de una jerarquía que le dé balance y orden y le permita existir de manera equilibrada y armoniosa. Observemos la naturaleza toda, que nos confirma la ineludible realidad de que las estructuras jerárquicas son necesarias para que exista el equilibrio, la armonía y la vida misma.
Cuando en una familia la autoridad y el poder recaen donde no deben estar, es decir en los hijos (uno o todos), el sistema se desequilibra, la dinámica de relación entre los miembros se confunde y trastorna, des-armonizando profundamente a todos y en todos los niveles

El Síndrome del Emperador" (Ariel), la falta de "compromiso moral" y del "sentimiento de culpa", de los jóvenes tiene efectos "catastróficos" en aquellos que tienen dificultades para un buen aprendizaje de los principios morales y puede convertirlos en personas violentas y mal-tratadoras.
Entre las causas que motivan la aparición de este síndrome, unos padres que no tienen "ni tiempo ni las aptitudes adecuadas para imponerse", unos profesores "sin autoridad", y una sociedad "más permisiva" que "valida la perspectiva profundamente egocéntrica" que tienen estos niños. "Se trata de niños que no han desarrollado las emociones morales, como el sacrificio, la compasión, la empatía o la piedad, y por tanto no tienen sentimiento de culpa."

La mayor o menor capacidad para desarrollar las emociones morales es algo con lo que se nace, una buena educación puede corregir o ayudar a solucionar el problema. Buscan "poder hacer lo que quieren" y "ser las personas que controlan, a través de la amenaza y el miedo, la convivencia dentro de casa".

Fuentes: Hijos Tiranos de M. Alicia Chavéz ; Los Hijos Tiranos: El Síndrome del Emperador de Javier Garrido 

Hay tanto que aprender y leer para buscar las mejores formas de apoyar a nuestros hijos, a desenvolverse como mejores personas, se que los padres estamos de continuo en ello

R.C. de Interés