viernes, 21 de agosto de 2009

RENUNCIO A SER ADULTO


Quiero pensar que los dulces y los amigos son mejor que el dinero.
Quiero salir cómodamente de mi casa sin preocuparme como luce mi cabeza o mi ropa.
Quiero regresar a mi casa a una comida casera y que alguien me pregunte:  ¿Cómo me fue? y me diga que me quiere mucho!!
Quiero tomar largos baños y dormir 10 horas todas las noches.

Quiero abrazar a mis padres todos los días y enjuagar mis
lágrimas en sus hombros y pensar que son para siempre.
Quiero regresar a los tiempos donde la vida era simple.
Cuando todo lo que sabía eran colores, tablas de sumar y
cuentos de caballeros; y eso no me molestaba, porque
no sabía que no sabía y no me preocupaba por no saber.
Con todo lo que sabía era feliz, porque no sabía las cosas que preocupan y lastiman el corazón.
Quiero pensar que el mundo es justo. Que todo y todas las
personas son honestas y buenas. Que no hay envidias.
Quiero pensar que todo es posible.
En algún lugar de mi juventud maduré y aprendí demasiado.
Aprendí cómo la gente no sabe querer, ni amar, cómo destruyen con palabras, cómo la envidia les rodea y los hace infelices.
Aprendí sobre mentiras, matrimonios infelices, sufrimiento, enfermedades, pobreza, hambre, dolor y muerte.
Aprendí como el dinero puede destruir a una familia y como el
sexo se usa como un medio para conseguir lo que quieren
¿Qué pasó con el tiempo en que pensaba que todo el mundo
viviría para siempre?
¿Por qué no entendía el concepto de la muerte, hasta cuando perdí a mi mascota.
Cuando pensaba que lo peor que pasaba era que alguien me quitara mi pelota o me escogiera al último para ser su compañero de equipo.
Quiero alejarme de las complejidades de la vida y emocionarme con las pequeñas cosas una vez mas.
Recuerdo cuando era inocente y pensaba que todo el mundo era feliz porque yo lo era.
Caminar de nuevo en la playa pensando solo en la arena entre los dedos de mis pies, la concha más bonita que pudiera encontrar y los cangrejos que se esconden en los hoyitos de la arena....
No preocuparme por el tiempo, ni por las deudas. Ni por un amor o desamor.
No quiero que mis días sean de computadoras y de la montaña de papeles en mi escritorio, de noticias deprimentes en los periódicos, de materialismo y envidias.
No quiero que mis días sean de facturas de médicos ni
medicinas.
No quiero que mis días sean de chismes, enfermedades y
pérdida de seres queridos.
Quiero creer en el poder de la sonrisa, del abrazo, del apretón de manos, de la palabra dulce, de la verdad, de la justicia, de la paz, los sueños, del súper héroe y de la imaginación.
Quiero volver a mis 6 años.
Quiero volver a ver a mi padre como el súper héroe, que cada noche llegaba a cenar, y con el que imaginaba que podía derrotar al mundo.
Quiero volver a los años, en los que pelear con mis hermanos era por que me quedaba con las canicas más bonitas, y por que les ganaba en las carreras, cuando el pelear con mis hermanas, era por jalarles la trenza, o por hacerles travesuras, o no dejarme alcanzar...
Renuncio a ser un adulto que no sabe vivir realmente..
Debemos dejar vivir mas a ese niño que todos llevamos dentro, hay que valorar lo bueno y sencillo que nos rodea y que hemos dejado de apreciar


Autor: Andrés Volpe

Yo también renuncio a ser adulta, y quiero seguir abrazando al "niño que hay en mi"

R.C. de Interés