Búsqueda personalizada

viernes, 11 de septiembre de 2009

AMAR ES LA SAL


No amar no es vivir, amar es la sal que nos mueve y nos empuja a continuar.
Lo más importante en el amor es amarnos a nosotros mismos. Esto puede parecer una afirmación egoísta o vanidosa. Hay que ver que aunque amar implica muchas veces sufrir y padecer dolor, amar es el camino a la felicidad.
Sí no tenemos la capacidad de amar, puede hacernos infelices, sin recursos afectivos que muchas veces pueden provocar que nos encierremos y no deseemos amar.
Amar en primer lugar implica cuidarnos, cuidarnos ya no solo desde un punto de vista de higiene sino también cuidar nuestro interior, trabajar nuestra autoestima es el paso fundamental para conseguir amar y por ello amarnos a nosotros mismos.
Es básico no hacer a los demás lo que no queremos que nos hagan.
Debemos trabajar en nuestro sentido del humor, ya que tener un pensamiento positivo nos hace vivir mejor y aumenta nuestra calidad de vida.
Si tenemos sentido del humor, tenemos la habilidad de cambiar nuestro marco de referencia
"Amar a alguien nos impulsa a cuidarlo, educarlo, consentirlo, respetarlo, etc. El amarnos a nosotros es igual. "