viernes, 11 de septiembre de 2009

GATUBELA


He de confesar que no he sido una persona muy tranquila, desde chiquita.
Tendría yo, unos siete años, cuando mis papas realizaron un viaje, y como era de esperarse, mis abuelos paternos llegaron a cuidarnos. Después de las consabidas recomendaciones, …” no se porten mal, hagan caso, lávense los dientes, tomen leche,…” la lista interminable; nos dejaron, unos días.
Estaba frita, a mi abuelita materna, la hacia pararse de pestañas. Pero,…mi abuelita paterna, siempre tenia un cuaderno y nos decía: te voy a poner en la lista negra y cuando vengan tus papas mmmmh! (nunca apunto nada, pero creo si lo hubiera hecho, podría haber sido un plana con mi nombre, y el de mi tercera hermana)
Escondí los zapatos ortopédicos, y por supuesto fui castigada.
El fin de semana salimos a dar una vuelta en un parquecito cerca de la cosa, donde se daban vueltas a caballo y vendían trompos, jacks, etc.
Guahhhh, de pronto los ojos se me abrieron lo más grande posible, aún no daban crédito a lo que veía:…Una máscara, de Gatubela, mi máxima heroína, (claro no podría ser la Batichica, que era buena, lo mío era Gatubela!)
Todo empezaba ser genial,…regrese a casa con mi máscara, en vez de gastarme el dinero dando vueltas en los caballos, me quede a pie, y la compre.
Ni siquiera sabían que tenía ese tesoro.
Llego el maravilloso, lunes, me dejo el bus del colegio por no estar lista, tendría todo clase de vacaciones!!!
Todas mis hermanas estudiando, y mi mascara y yo en casa (no se como es el cielo, pero me sentía allí)
Llegó mi abuelita, que por supuesto, no iba a dejar impune el hecho, y dijo:
-Bueno, ahora harás planas toda la mañana.
Podía decir misa en francés, que le dije ahorita vengo…
Fui a mi cuarto saque mi máscara de debajo de la cama y me la puse.
Cuando me vio hizo cara de sorprendida, (me dije ahora es cuando, no me reconoció, como pasa en la tv.)
Teníamos prohibido brincar en las camas, y un trix, estaba yo brincando en la cama de mis papas, y gritando: 

  • "Tratadla bien o ya veréis, yo digo que tienen que hacer todo lo que diga, jaja"
Mientras más gritaba, más quieta de quedaba, agarre los perfumes de mi mamá y los estrelle en el espejo. Y mi pobre abuelita, petrificada.
Me fui a mi cuarto y guarde la mascara de lo más tranquila, nadie me había reconocido. Y encima ante las amenazas de Gatubela, sino querían que regresara, me tendrían que consentir: el resto del día pensé en mis "no": no colegio, no vacunas, no leche,….
Cuando llego mi abuelito, se encerraron a hablar, pero tampoco me regaño, y el resto de los días no me hablaron (según ellos era un castigo, según yo, no querían que regresara Gatubela)
Pasaron los días, y mis papas regresaron, no hacía ni 5 minutos que habían entrado cuando ya estamos Gabutela y yo crucificadas: “vaya que me recocieron”

"Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada" Edmund Burke

P.S.(También tengo que confesar, que por menos hubiera yo colgado a mis hijos del gordo del pié, los papás somos alcahuetas, pero los abuelitos más)


Autor: R.C. de Interés

- dicen que era traviesa,creo que... sí -