domingo, 27 de septiembre de 2009

MARCANDO NUESTRAS METAS

El primer paso es proponerse metas y plantearse nuevos propósitos. De esta forma estaremos dando a nuestra vida alicientes y motivos para seguir adelante, ya que esta consiste, en parte, en buscar propósitos y metas nuevas con el objeto de mejorarla.
Puedes empezar proponiéndote metas que sabes están a tu alcance y poco a poco, a medida que vayas consiguiendo lo que te propones, puedes ir fijándote objetivos más difíciles. Descubre la importancia de las submetas, ya que para conseguir una meta determinada es conveniente desglosarla en metas más pequeñas que nos resultarán más fáciles de conseguir y nos animarán a seguir adelante con nuestros objetivos.
No hay que olvidar que la felicidad que nos aporta conseguir un propósito no depende del éxito exterior, ni del reconocimiento social, sino del efecto que ejerce en nuestro interior.
Cuando te propongas metas y objetivos, procura que estos sean realistas, valora tus capacidades y limitaciones, las circunstancias que te rodean, intenta ser consciente del esfuerzo y compromiso que te supone y acepta los posibles fracasos.

AUTORA: Trinidad Aparicio Pérez

" Llegar a la meta no es vencer, lo importante es el camino y en el, caer, levantarse, insistir, aprender... "