martes, 8 de septiembre de 2009

MI PRIMERA LECCION

PRIMERA LECCIÓN

Aparentando una valentía que realmente era miedo, como si te enfrentases a un monstruo, no con un cuchillo, con un tenedor. Así me sentía.

Mientras hacia mi primer curriculum, sentada en la máquina de escribir; más atrás de mi, sin percatarme, estaba él.
-¿Qué haces? Mi curriculum, conteste emocionada.
-Dirás tu “Ridiculum"  ¿Quién querría darte trabajo, sino tienes experiencia?
Tenía razón. No sé si por orgullo, por necesidad o por ambas, termine de hacer la página y media.
Fui a entrevistas a dos agencias de publicidad. De ambas me contestaron que sí, el mismo día y las condiciones eran iguales. Tampoco se si estaba más emociona o asustada. Había dado clases particulares, vendido vajillas, y cosas por el estilo cuando era soltera. Ahora con tres hijos, la más chiquita tenia dos años y los grandes siete y seis años, después de ser ama de casa todo este tiempo, recién divorciada, mi vida giraba 180 grados.
Todo se había convertido en una profunda pesadilla, es como si una masa de lodo te atrapara, y no puedes escapar. Tienes que empezar a solucionar, recuerdo que en una circular del colegio, leí una historia y a mi se quedo gravado, y me lo repetía continuamente: “Dios mío ayúdame a salir adelante, se que no soy basura, porque de tus manos no sale basura”.
Decidí en cual de las dos trabajar porque una tenía más personal, y eran más mis oportunidades de acender. Llame a Publiconsultores, la otra agencia, para dar las gracias. Y el gerente me preguntó: 
- ¿Qué le ofrecen de más? 
- Pues nada, las condiciones son iguales. Me dijo: 
- Yo tengo la ventaja, porque yo la entreviste, y quiero que se quede con nosotros. Me mejoro las condiciones y empecé a trabajar…
Si fuese un combate, diría que las fuerzas estaban desiguales, asustada, sí, pero sin retroceder ni un solo paso, me presente el lunes, luego del consabido esta es su oficina, aquí esta esto, allá aquello… Me dijo el Licenciado: 
- Hágame un plan de medios para la tarde, y me dio unos datos.
- Ohh Mi Dios! Se suponía que yo sabia lo que no sabía. Me senté, y empecé a escribir algo parecido a una tesis, yo diría una disertación. Pasaron las horas, los demás se fueron a almorzar, y yo seguía, dale y dale.
Después de almuerzo apareció, un señor, que mi primera impresión fue que estaba medio loco, pero es uno de los mejores amigos que me ha brindado la vida.
Entro con paso firme y voz alta…
¿Qué haces Querubin? Qué tu almuerzas?
Es mi primer día y tengo mucho trabajo, le conteste.Y siguió ...
¿Qué estas haciendo??? 
- Un plan de medios. respondí tratando de parecer tranquila
- Quiero ver, me dijo. Se lo extendí, eso y una carcajada fueron al mismo tiempo. 
-No, niña, y abrió, uno de los anaqueles, me entregó las ordenes de los medios, el tarifario, y todo lo que necesitaba. "Me dio copia, me enseño a hacerlo."
Con todo y explicaciones no le tomó ni 45 minutos.

PRIMERA LECCIÓN:"Pregunta cuando no sepas algo, nadie nace sabiendo".

Con el tiempo pregunte a Arnulfo, ¿Por qué me ayudo ese día? y después siempre me cuidaba… 
- “Me resulto conmovedor verte…estabas asustada, pero estabas luchando, y aunque allí no sabias, yo si sabía que saldrías adelante, con creces, mi chiquita. Eso sí, por orgullosa no preguntaste, pero luego aprendiste la lección, como dices: 
- "Why, por qué, because???, ahora preguntas mucho”
Además, aunque sea difícil de creer, esta parte en Publiconsultores, tiene un final feliz, de ejecutiva-junior, pase a Jefe de Cuentas, Jefe de Medios, y llegue a ocupar el segundo puesto en la empresa. Fueron muy buenos tiempos.
Además comprendes que estuviste cerca de tus temores, y te das cuenta que al hacer frente a tus monstruos , en la realidad no hay ningún peligro…
¿Y si le pido un lápiz, al jefe??? Me va a decir que no y que no gaste hojas, y que pensándolo bien , tampoco en encienda la luz, y sin ver y sin donde escribir, no voy a poder hacer el trabajo, y entonces se va a perder la cuenta, y así las demás y la agencia va a tener que cerrar, y como por quiebra, no van a indemnizar. Así que mejor no pido el lápiz.

Esta es una exageración, pero es como en nuestra mente se desarrollan los mecanismos para no preguntar, en la vida real:
Jefe: hay que comprar lápices
a) que bueno que me recordó, haga el pedido por favor
b) tendremos que esperar a la próxima proveeduría
No pasamos de un no o de un si.

Autor: R.C. de Interés
- Cuando veo pasar el tiempo, entiendo que hay personas que siempre te desanimaran, pero recuerda que también las que te ayudaran y enriquecerán nuestras vidas... Muchas Gracias: Arnulfo Tobar, eres grande -