Búsqueda personalizada

domingo, 13 de septiembre de 2009

RELACIONES AFECTIVAS PERMICIOSAS

"Me quiere pero no se da cuenta"
"Los problemas psicológicos que tiene le impiden amarme"
"Ésa es su manera de amar"
"Me quiere, pero tiene impedimentos externos"
"Se va a separar"
"Nadie es perfecto" o "Hay parejas peores"
"No es tan grave"
"No recuerdo que haya habido nada malo"
"Todavía me llama", "Todavía me mira", "Todavía pregunta por mí"
"Todavía hacemos el amor"
"Todavía no tiene otra persona" o "Todavía está disponible"
"Se va a dar cuenta de lo que valgo"
"Dios me va a ayudar", "Me hice echar las cartas" o "Me hice la carta astral"
"Intentaré nuevas estrategias de seducción"
"Mi amor y comprensión lo curarán"
"Voy a dejarlo poco a poco"
"Sólo seremos amigos"
"Sólo seremos amantes"

Las frases anteriores, obedecen a la misma necesidad: retener la fuente de apego mediante el auto-engaño.Si estás en una relación enfermiza y tienes miedo de dejarla, o has perdido a la persona que amas y no eres capaz de aceptarlo, es probable que utilices alguna de las frases anteriores.
A veces, vivimos atrapados en relaciones afectivas enfermizas de las cuales no podemos, o no queremos, escapar. El miedo a perder la fuente de seguridad y/o bienestar nos mantiene atados a una forma de tortura pseudo-amorosa, de consecuencias fatales para nuestra salud mental y física.
Lenta y silenciosamente, el amor pasa a ser una utopía, un anhelo inalcanzable. Y a pesar del letargo afectivo, de los malos tratos y de la constante humillación de tener que pedir ternura; nos estancamos, paralizamos y nos entregamos a continuar así, incluso le echamos la culpa a la mala suerte.
Si aprendemos a ser realistas en el amor, si nos auto-respetamos y desarrollamos auto-control, estaremos empezado a luchas por nuestra vida afectiva.

Debemos partir de lo que verdaderamente es nuestra vida amorosa. Lo que es, y no lo que nos gustaría que fuera. Si logramos comprender la relación en el aquí y ahora, sin pretextos ni evasivas, podremos tomar las decisiones acertadas, generar soluciones o comenzar a despegarnos.
Nota: no aplica a todos los casos

R.C. de Interés