Búsqueda personalizada

domingo, 6 de septiembre de 2009

WALL STREET SE ENFRENTA A LA MALDICION DE SEPTIEMBRE


Como saben, una de mis grandes pasiones es el Mundo Financiero, del que fuí parte. Hoy a leer noticias, me quede prendada de esta, se que muchos le hacemos buches a la economía, ya que gira sin pedirnos opinión. Las finanzas son complicadas y fascinantes, tal vez por ello las disfruto.

El fin de las vacaciones de verano en el hemisferio norte y el regreso de los inversores constituirán una prueba para la Bolsa de Nueva York, que inició septiembre a la baja, un mes tradicionalmente considerado como difícil.
"Es un retroceso sano, el mercado había progresado y cada fase de alza había sido un poco menor", estimó Marc Pado, de Cantor Fitzgerald.
El Dow Jones, que había alcanzado el jueves anterior su nivel de cierre más alto del año, retrocedió un 1,08%, a 9.441,27 puntos, en el transcurso de la semana. Pese a ello, se mantiene en alza desde principios de marzo, con un aumento del 44%.

El Nasdaq, con predominio tecnológico, bajó un 0,49%, a 2.018,78 dólares, y el índice Standard & Poor's 500 un 1,22%, a 1.016,40 puntos.
Por lo tanto, no se trata de una catástrofe, según Marc Pado, para quien la bajada se hizo "sin catalizador", siguiendo la tendencia del martes, cuando el Dow Jones bajó un 1,96%.

"Los mercados reaccionaron ante las buenas noticias con repunte de beneficios, una corrección inevitable desatada por nuevas inquietudes sobre el sector bancario mientras la lista de bancos en quiebra se alarga", recuerdan los analistas de IHS Global Insight.
Los bajos volúmenes de negocios en la última semana de las vacaciones de verano, además de un fin de semana largo, hicieron que la bajada no fuera muy fuerte.

"La próxima semana debería darnos una mejor idea de la orientación que tomarán los inversores", subraya Sam Stovall, de Standard and Poor's.
El mercado se enfrentará a un descenso del ritmo de sus indicadores.
La semana culminó tras una tensa espera provocada por el informe mensual sobre el empleo en Estados Unidos, que reveló un enlentecimiento del ritmo en los despidos, lo que generó un alza sólida de los índices en la jornada, con la publicación el viernes por la Universidad de Michigan del índice sobre el estado de ánimo de los hogares.


"Al final todo dependerá del consumo en el tercer trimestre". predijo Marc Pado, puesto que el mercado "espera una confirmaciòn de que está vivo y goza de buena salud" mientras mejoran los demás sectores de la economía.
También seguirá atento a los informes de la Reserva Federal el miércoles y la balanza comercial de julio el jueves.
Wall Street intentará escapar de esta manera a la 'maldición de septiembre'. Históricamente, el mes de septiembre es el peor del año. En esta semana, el mercado de obligaciones se dividió.
El mercado de bonos, refugio del inversor inquieto, volvió a subir, aunque levemente. El rendimiento del bono del Tesoro estadounidense a 10 años, retrocedió al 3,442%, contra un 3,451% el viernes pasado. Pero el bono a 30 años subió al 4,273%, contra un 4,209% una semana antes. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios

Fuente: APF