jueves, 22 de octubre de 2009

ANGUSTIA !


Angustia, estrés, ansiedad…
Parecieran malas palabras, pero son las que tengo en mis venas en este momento,… mis alas, están fragmentándose, se vuelven polvo.
Hoy no es polvo mágico, hoy no son sueños rotos tampoco, no es que sea malo ni bueno, sólo es.
No se ¿Por qué?, mientras más se nubla el horizonte, mi alma se torna más expresiva, es como si una voz quisiera gritar:¡Ya basta! Esto tiene que cambiar…
Es como si mis pies, quisieran correr distancias, hasta caer abatida, y que la razón, me deje de cuestionar.
No es una queja, no es un lamento, simplemente es. Y en ocasiones, ni siquiera sé, porque es.
Es como un abismo que quisiera saltar, es la sensación que algo sucederá. Algo que me inquieta, más  ¿no sé qué será?
Es un detente sonido!, es una mezcla de temor e incertidumbre. 
Por más que lo trato de eliminar, destruir, esta angustia, no puede destruirse porque es inherente mi existencia y a la vida misma!
Autor: R.C. de interés
  • “Treinta rayos convergen hacia el centro de una rueda pero es el vacío del centro el que la hace útil”.
  • “Así, de la existencia provienen las cosas y de la no existencia su utilidad.”
  • “Si no pudiéramos sentir el vacío de la existencia tampoco podríamos saborear la plenitud de ver nuestros deseos satisfechos.”
La palabra angustia etimológicamente, nos remite al vocablo latino “angustus” que significa estrecho o angosto
Refiriendo ese significado a lo psicológico, en la actualidad, es un vacío interior, no es concreto, sino una sensación de que algo sucederá, pero indeterminada.
Martín Heidegger (1889-1976) observa que el hombre es el único ser creado que puede plantearse el tema del ser y su sentido, y ante la finitud de la existencia, el hombre experimenta angustia, de la que trata de escarpar refugiándose en sus valores ficticios cotidianos, no auténticos. Los auténticos están dados por aceptar que es un ser destinado a morir.
Freud la define como un estado afectivo penoso indeterminado, no motivado por algo específico; en esto se diferencia del miedo, que es siempre referido a algo determinado. La angustia también es miedo pero sin una causa real.
"Temor opresivo sin causa precisa o sofoco, sensación de opresión en la región torácica o abdominal o Dolor o sufrimiento. " Diccionario Encarta
La angustia muchas veces acompaña frustraciones y conflictos, que imaginamos pueden suceder, como por ejemplo, “me angustia pensar que pueda perder mi trabajo,” por ejemplo, pero que nos angustian como si fueran una realidad!.
Se manifiesta de diferentes formas:
1.Detención del deseo (”Ya no me importa nada, todo me da igual”).
2. Indefensión (”Estoy a merced de Ustedes, puede pasarme cualquier cosa”)
3. Impotencia (”No puedo hacer nada, esto me supera totalmente”)
4. Desconocimiento de sí (”Ya no soy yo mismo, no puede haberme pasado a mí”)
5. Sensación de vacío (”Estoy como en el aire, no sé donde estoy parado)

“No hay hombre en el mundo sin tribulación o angustia, aunque sea rey o papa” Tomás de Kempis