Búsqueda personalizada

domingo, 25 de octubre de 2009

IGNORANCIA

Después de haber saqueado una ciudad, un hombre estaba tratando de vender una valiosa alfombra, parte del botín:
“¿Quién me da cien piezas de oro por esta alfombra?”, gritaba el hombre por las calles del pueblo.
Habiendo realizado la venta, se le aproximó al vendedor un compinche del saqueo y le preguntó:
“¿Porqué no pediste más por esa incalculable alfombra?”
El individuo le respondió:
“¿Pero es que existe un número mayor que cien?”