Búsqueda personalizada

viernes, 23 de octubre de 2009

LA MUERTE DE CUNA, HISTORIA REAL!

En aquel entonces, vivía en el noveno piso de un Edificio de apartamentos, con mi esposo mi hijo de 1.6 años, el nuevo bebe de 6 meses. (Realmente me junte con dos bebes, entre ellos se llevan año una semana)
En el mismo edificio, pero en el quinto piso vivía me hermana, con su esposo y su bebe se 6 semanas, André.
Serian más o menos, las 6:15 am. Cuando sonó el teléfono, más dormida que despierta, alargue la mano, para contestar.
- Halo
- André, esta muerto! Dijo mi hermana al otro lado de la línea
- No puede ser, ahorita voy!!! Pegue el brinco de mi vida en cuerpo y alma, alcance a decir le a mi esposo, lo que ocurría, tome una botella de peliadyte (suero oral) pensando, debe estar desmayado o deshidratado, mi cabeza bullía tratando de entender que ocurría. Terminaba de abrocharme la falda en las escaleras, no había tiempo para esperar el elevador!, todo sucedía muy rápido; seguro, André, no tendría mayor cosa, pero mi hermana estaría aterrorizada.
Cuando llegue la puerta estaba abierta,¿ y el bebe? - le dije -

- Esta allí en su cunita. – Alcanzo a decir mi hermana, mientras yo seguía a mil por hora. Lo alce en mis brazos… y sí realmente no respiraba, no se movía, …. Oh cielos!!!, pensé efectivamente esta muertecito.
A todas estas bajaba mi esposo con mis dos hijos, no tuve que decirle nada.
André de 6 semanitas, estaba muerto. Un bebe sano, saludable, con una vida por delante…
¿ Qué paso? Pregunte a mi hermana

- No sé lo amante como siempre, y se durmió a media noche. Y cuando me bajo la leche, me acerque, para verlo, ¿no respira verdad? No se si era una afirmación o un esperanza.
A mí se me quebró el alma en ese momento, y ahora.
Hay cosas nunca entenderé, y no puede evitar ese sentimiento, que con todo el corazón hubiera querido quitar,  para mi hermana y para todos en la familia. 
… lo coloque tiernamente en la cama, como si aun estuviera…
Lleve a mi hermana fuera de la habitación, y la deje en la sala con mi esposo y mis hijos.
Tome el teléfono, hice dos llamadas, una a mi mamá, y le dije que era urgente, tampoco lo podía creer, así de improvisto como yo.
Llame a tío, que es pediatra, y vivía mucho más cerca que mi mamá, y le conté lo sucedido, todavía en ese impase… que es pero no terminas de creerlo, 

- Le pregunte: ¿lo llevo a un hospital? ¿Llamo a una ambulancia? 
No, -  me dijo-, salgo para allá.

Han pasado dos horas, es verdad, André esta muerto, recién la semana pasada fue su bautizo, el jueves fue la pediatra, no había nada extraño en él.
Mi tío estima que dejo de respirar como a las 4:00 am. Oímos por primera vez, “muerte súbita de cuna”, ahora esperamos a la funeraria, allí en el apartamento del quinto piso, hay un silencio, una tristeza, una sorpresa que no cabe en el alma.
Hay que avisarle al papá del bebe y a mi papá, ambos están de viaje.
Dar las vueltas de rigor, la caja, el cementerio.
Llame a una de mis cuñadas y le pedí que recogiera a mis hijos y los cuidara. Por mucho que no entendieran, no podían estar allí. La diferencia de edades con su primito, era muy poca.
Fue un domingo muy largo y muy triste… aún me duele y sigo tratando de entender años más tarde.
La palabra súbita, es real súbitamente ya se llevo a André. Aun hoy, me cuesta creerlo.
El lunes, a primera hora, yo estaba donde, Jorge, el pediatra de mis hijos, casi llorando, - creo que llorando-, le dije: - - - -  - Revíselos, por favor, no quiero que les pase nada! Creo que esa cita fue más para mí, que para ellos, se tomo un tiempo que no termino de agradecer, en hablarme, explicarme… más creo que en calmarme.

Ha pasado el tiempo, mi hermana tiene dos hijos, de lo bellos sobrinos que tengo; que empiezan la universidad, cuando ellos nacieron se compraron unos monitores especiales, habían pasado 5 años, desde su primer y bebe, nadie decía nada, todos teníamos miedo que volviera a pasar, lo mismo.
Hoy nadie menciona a André, pues no trae en cuenta, torturarnos el espacio vacío que dejo en nuestras vidas. Vacío, porque nadie lo vio crecer, balbucear sus primeros sonidos, gatear, caminar, no alcanzo a decir mamá…
Será un angelito que nos cuida desde el cielo. Recuerdo que en aquel entonces, yo me cuestionaba, como puede ser que pases 9 meses de embarazo, tener tu bebe, 6 semanas, y luego quedarte con las manos vacías.
Esto ocurrió realmente, y después de tanto tiempo si me atrevo a escribir de André, es por dos razones, uno dejar constancia que paso por esta tierra, y que se le quiso mucho aunque nadie llegó a sentir sus abrazos; y dos, la ciencia cada día tiene más avances, les dejo algunas recomendaciones, que podrían serles de utilidad a ustedes o algún amigo. Simplemente, se quedan dormidos... se les olvida respirar, y con esto se les va la vida, llevándose un pedazo de la nuestra!



Autor: R.C. de Interés


¿Cómo prevenir la muerte de cuna?
El Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL) o muerte de cuna consiste en el fallecimiento repentino e inesperado de un bebé menor de un año por causas no aparentes, incluso después de una autopsia. La muerte súbita es más frecuente en los primeros meses de edad y el mayor número de casos se presenta entre los 2 y los 4 meses. Tan sólo en México uno de cada mil niños muere debido al SMSL y en Estados Unidos mueren 2,500 bebés por la misma causa. ¿Qué ocurre?
Los padres llegan a la cuna del bebé creyendo que está dormido y descubren que está muerto, sin ninguna causa identificada y sin haber mostrado algún signo de enfermedad o problema previamente. En la actualidad no se ha logrado identificar su causa, aunque algunos estudios determinan que se debe a la inmadurez del sistema nervioso central, particularmente en el control de la respiración. Los bebés muy pequeños no han desarrollado un reflejo o reacción cuando dejan de respirar, por lo que se llega a interrumpir la señal cerebral del control de la respiración. De hecho, el índice de muertes de cuna desciende a partir de los seis meses, cuando el sistema nervioso está más maduro.

¿Quiénes son más propensos a la muerte de cuna?
• Bebés prematuros de bajo peso y talla
• Bebés con historia de muerte súbita en la familia
• Bebés que tuvieron complicaciones al nacer e incompatibilidad sanguínea con su madre.
• Bebés de madres fumadoras o que conviven con fumadores (por el daño a su sistema respiratorio aún inmaduro).
• Bebés de madres adolescentes
• Bebés de embarazos múltiples (gemelos, trillizos)
• Bebés de madres que consumieron drogas durante el embarazo.
• Bebés de embarazos muy seguidos con menos de un año de diferencia entre un nacimiento y otro.
Es mejor prevenir
La prevención es el factor clave para reducir el riesgo de SMSL. 
Toma en cuenta las siguientes recomendaciones para mantener a salvo a tu bebé:
1. Siempre duerme a tu bebé boca arriba, ya que la posición boca abajo aumenta el riesgo de muerte súbita. Antes también se recomendaba que los recién nacidos durmieran de lado, pero los especialistas dicen que es más fácil que el bebé se de la vuelta y duerma sobre el estómago.
2. Coloca los brazos de tu bebé por arriba de la cobija.
3. Evita taparlo en exceso para reducir el riesgo de sobrecalentamiento.
4. Usa un colchón firme, cubierto solamente con una sábana. No coloques a tu bebé sobre almohadas, edredones o superficies muy suaves, ni dejes juguetes como peluches en la cuna. Evita acostarlo en camas de agua o sofás.
5. Duerme al bebé en su propia cuna, pero cerca de un adulto.
6. No fumes en casa, sobre todo en los espacios donde el bebé suele estar. Evita el tabaquismo durante la lactancia porque es un importante factor de riesgo.
7. Aliméntalo con leche materna, ya que algunos estudios muestran un riesgo menor en niños alimentados por pecho.
8. En el mercado puedes encontrar diversos aparatos diseñados para percibir los movimientos respiratorios del bebé, que activan una alarma en caso de que su respiración se interrumpa más de 20 segundos.

Quieres mejorar tu presencia en Internet?
Quieres tener un Blog en pocos pasos?
Quieres que sea rentable para ti?

Garaje Web