jueves, 8 de octubre de 2009

UN INSTRUMENTO DE CIENCIA FICCION



Un instrumento del futuro? El Eigenharp tiene 132 teclas y puede reproducir una infinidad de sonidos.
Sus inventores, de la empresa británica Eigenlabs, dicen que es el instrumento musical electrónico más expresivo de la historia.
Tardaron ocho años en producirlo y cuesta unos US$6.500.

Parece un instrumento de los músicos alienígenas en el bar de “La Guerra de las Galaxias” y podría llegar a emitir un sonido parecido.
Se trata del Eigenharp, descrito por sus creadores como “el instrumento musical más expresivo jamás fabricado”.
El Eigenharp es una creación de John Lambert, músico y empresario de software cuyo equipo, con sede en Devon, trabajó durante ocho años en este proyecto.
Pero… ¿Cómo se toca?
En un principio parece una colección incomprensible de botones con luces rojas titilantes. Pero no cuesta mucho sacar un amplio espectro de sonidos de las 132 teclas, los dos dispositivos de control y la boquilla.
Las octavas y las escalas se pueden cambiar con sólo tocar un botón.
Menos estrés
La idea se remonta a principios de los años noventa, cuando Lambert tocaba en la banda de ambient trance Shen, a cuyos conciertos tenían que ir en un camión repleto de equipos.
"Los conciertos eran muy divertidos -dice Lambert- pero los preparativos eran una pesadilla. Montones de equipos, cables, un estrés sin fin".

¿Será el fin de los teclados sobre el escenario?
"Al mismo tiempo iba al bar de folk, sacaba mi guitarra acústica de su caja, la afinaba, tomaba una pinta de cerveza y me ponía a tocar".
Lambert dice que el nuevo instrumento tiende un puente entre ambas situaciones y acerca a los músicos a una gran variedad de sonidos y secuencias de batería.
El modelo Alfa –pensado para músicos profesionales- cuesta 3.950 libras esterlinas (unos US$6.400). Hay una versión Pico, más pequeña, de 349 libras (unos US$560).
Theremines y teléfonos
En los últimos años decenas de instrumentos han surgido y luego desaparecido.
Algunos –como el theremin o el Mellotron- fueron inventados hace décadas y aún son utilizados. Muchos otros juntan polvo en los desvanes de los estudios de grabación.

Primo lejano: fagot de 1942.
En una era en la que se fabrican complejas aplicaciones musicales para teléfonos celulares, ¿no hay peligro de que la tecnología acabe con el Eigenharp?
"No", responde Lambert y agrega:
"Más bien creemos que nuestra decisión de hacer que el programa informático para el instrumento se ejecute en una computadora valdrá la pena. Ya estamos viendo la manera de hacerlo compatible con la PlayStation o la Wii".
Lambert señala que muchos músicos ya no pueden vivir de la sola venta de discos y que las giras en vivo se han convertido en una importante fuente de ingresos.
El inventor es optimista respecto a la respuesta que tendrá el instrumento en un amplio abanico de músicos, desde los que tocan música clásica hasta los compositores de rock o música electrónica.
"Lo que más me ha sorprendido es el interés que ha suscitado en los bateristas", señala Lambert.
Rock gótico
"Los músicos serios quieren tenerlo y aprender a usarlo antes de que salga a la venta", dice el "padre" del Eigenharp, quien asegura que un músico famoso ya reservó su "criatura", pero no quiso dar nombres.
Lambert tiene previsto que el instrumento sea blanco de críticas, pero no cree que el precio desanime a los compradores.
Estamos hartos de ver gente sobre el escenario jugueteando con perillas
John Lambert, inventor del Eigenharp
"Van a decir que es demasiado caro, pero es difícil fabricar este instrumento a bajo costo", replica.
"Me sorprendería no verlo sobre los escenarios en unos seis o doce meses. No es sólo por lo sonoro. Visualmente es convincente y esto tiene una razón: estamos hartos de ver gente sobre el escenario jugueteando con perillas".
"Era interesante ver cómo lo hacían Kraftwerk y Orchestral Manoeuvres in the Dark por los años 70 y 80, pero en 2009 ya no es divertido".
La última pregunta. ¿Tiene el Eigenharp tiene el estilo suficiente como para hacer un solo digno del guitarrista Slash?
"Se los estamos mostrando a un músico de un grupo gótico y estaba listo para hacerlo, así que sí", explica Lambert y concluye:
"Estamos fabricando uno negro azabache. Creo que la gente va a rockear con él sobre el escenario".


FUENTE: BBC Mundo.