lunes, 2 de noviembre de 2009

AMORES NAUFRAGOS

Son la s 10.30 pm. Acabo de descorchar una botella de vino tinto (sí, el que me da migraña, que más da, pienso), salud!…sí, se que no la deje respirar, como lo harías tú, hoy quiero escuchar mi voz, una vez más.
Tratar una vez más esta tormenta que no me deja respirar.
No lo entenderé jamás! Yo no quería creer, te lo dije una y mil veces, no puede ser verdad.
Más tú, insistías, la magia de tu amor, me empezaste a mostrar, parecía ser un mar tranquilo, mi razón me abandono y tomo su lugar mi corazón. Para siempre, más de una vez lo dijiste así. Esto es infinito!
Me mostraste un mundo que no era verdad, parecía real. Pruebo el agua de mar, sabe a sal, es el mar, que esperaba…
Subo en tu barco esperando que sea de verdad, que tu magia sea de verdad, ya he naufragado antes, vacilo, no quiero que me suceda una vez más.
Me refugio en los brazos del mar, dando gracias a Dios, por lo que se quedaba atrás, y todo lo que tengo por ofrecer, lo embarco también.
Garantizas el viaje en el barco, te creo, necesito creerte. Las argollas de nuestro matrimonio decían infinitamente… Tu eras tierno, atento, sereno, apasionado, con tu mirada era suficiente para llenar, mi vida. Mi amor quizás era uno niño mimado, pero a mi gustaba mimarte también. Nueve años mayor que yo, capaz de cuidarme,…
La gentileza como con me tratas al subir al barco, nadie me la ha brindado.
Indefensa ante mi corazón, te entrego mi alma y emprendemos el viaje… la mar esta en calma. Floto en la vida misma, creyendo que encontrado la felicidad.
Una que otra lluvia, siempre con más días de sol, me siento tan segura, entre tus brazos, cuando contemplamos el atardecer, mi mente siente que así será nuestro vivir, suave dulce, gentil y seguro… las ráfagas de viento, mecen tu corazón y el mío.
Cuando la tormenta se presenta, al primer relámpago que se ve en el horizonte, veo y me quedo muda, al saber y entender, que yo te valoraba a ti, más tu no a mi. Sale a relucir, que tu interés real era el barco, y todo era mentira, solo para poder zarpar.
Tal vez, si me hubieses dicho, eso, tal vez, no lo sé… el barco te hubiese dado.
Pero estar allí en medio de la tormenta, sientes las olas salpicar? Sola, estando acompañada,.. Después de haber luchado a brazo partido en la vida… perdona: no merecía una mentira más.
Pensé que eras feliz como yo lo era, trato de borrar tu recuerdo, te ahogo en otra copa de vino, se que pasajero será, mi corazón siente que no puede continuar
Cuando los rayos del sol iluminan a través de las nubes que aun están, se percibe la realidad: Magistral obra, que siniestramente me destroza, como hacen las olas con mi barco. Qué es esto, me pregunto? Mi corazón responde: otro Naufragio ¡!!
No creyéndolo aun, continúo luchando…. Se acaba, es tan grande la fuerza, que lo destroza, convenimos nadar a la playa, y esperar….
Ya en la playa, me dices nuevamente que lo podemos reconstruir, insistes, en continuar…empiezo a recoger las tablas de madera que han quedado, lo hago muy lentamente.
Vamos a un funeral en la otra punta de la isla, en la que estamos, coincidimos, claro, era mi tío. Sigo sin percatarme, que nos has llegado por mí, no me percato tampoco que estas acompañado. Cuando la gente observa y me dice: que descaro!, te juro que no lo entiendo.
Mi copa esta vacía, como mi alma, déjame servirme otra.
Pienso, …sentí que eras capaz de cuidarme, nunca, cuidaste de mí, yo si cuide de ti! Y lo hice con mucho amor.
Al día siguiente, te hablo y pregunto, antes que termine de hablar, hablas tú: estas excluida de mi vida, encontré otro barco.
Ahora, mucho tiempo después, empiezo a entender… ahora se que le abriste hoyos a nuestro barco, ahora se que aunque no hubiera, habido tormenta… Hoy seria igual un amor naufrago!En poco tiempo, te subiste en el otro barco,…yo no quise volver ha hablar, te llevaste mi razón, mi corazón es presa de dolor, no se si me lastimo más la tormenta, o ver el cielo, y saber que: tú, ya no sufre más. Mientras yo soy naufraga para la eternidad, te di mi vida, y todo lo dejaste por que nunca lo quisiste,… me duele saber que el objeto de tu amor, entre comillas, que no le pongo, no fui yo, era el barco lo que querías… los tesoros los tiro al mar, no quiero que me sigan más. El que yo creí un amor verdadero, no lo era, hoy es,... un amor naufrago!
FUENTE: Mi Imaginación
AUTOR: R.C. de Interés