miércoles, 9 de diciembre de 2009

CAUSA Y EFECTO


Alguna vez has pasado por un semáforo en rojo sin que te multen? Has tenido suerte.
Has saltado alguna vez por un décimo piso sin hacerte daño? No lo intentes. Aquello no acabara bien. No lo conseguirás

Puede que seas capaz de romper las leyes de los hombres, de vez en cuando, incluso puede que no te suceda nada, pero no puedes violar las leyes de la naturaleza.
Si lo intentas, ellas darán cuentas de ti.
Comienza en la ley de causa y efecto. Para cada efecto debe existir una causa. Aquella causa siempre debe preceder a tal efecto.
- ¿Quién sería capaz de pararse frente a una estufa de leña y pedirle calor, sin antes meter unos troncos? 
- Nadie en su sano juicio.
Sin embargo, todos hemos escuchando a alguien jurar que, a partir de ese momento, se limitará a trabajar justo aquello por lo que le pagan y nada más, hasta que le aumente el sueldo.
La ley de causa y efecto dice que la espera de esa persona será larga. Primero tendrá que hacer más que aquello por lo que le pagan para hacerse valer más de lo que pagan actualmente.



-¿Quién querría retirar dinero de una cuenta de ahorro sin antes haber realizado los ingresos correspondientes? 
- Nadie en su sano juicio.
Sin embargo todos hemos tenido algún amigo que exigía más de una relación personal sin estar dispuesto a invertir más en esa relación.
Debido a la ley causa y efecto, este tipo de persona siempre sufrirá grandes decepciones.
-¿Quién se plantaría ante un terreno baldío y le pediría verduras sin antes haber sembrado? 
- Nadie en su sano juicio.
Pero todos hemos conocido a personas que se sienten con derecho a cosechar las recompensas del éxito sin antes haberse mostrado dispuestas a invertir el tiempo y el esfuerzo necesarios para alcanzar dicho éxito




  • Según la ley causa efecto, invertir en las cosas es imprescindible si queremos cosechar las recompensas.
Fuente: La Lámpara Mágica – K.Ellis
(.. un libro que leí hace algunos años, y que hoy he vuelto a ojear)

R.C. de Interés