Búsqueda personalizada

miércoles, 10 de febrero de 2010

DOÑA JUANA, TIENE RAZON???

Doña Juana tiene 74 años, se le ve cansada por no decir deprimida, ha luchado en la vida, tuvo 3 hijos, cada uno con sus cosas como ella dice, hoy tiene puesta una falda a cuadros, verdes, azules y amarillos, con una blusa azul y su sweater verde, con muy poco maquillaje, y el pelo negro con canas recogido.
- Hola doña Juana, le digo con la sonrisa en los labios
- Mmm dice sin alzar la vista
- Haber doña Juana, que le pasa? La vez pasada estaba usted muy animada (hice una pausa intencional, esperando su respuesta)… nada silencio
Al buen rato empezó ella la conversación.
- Vera estoy cansada
- A todos nos pasa en algún momento
- No , no me entiende… (hace una pequeña pausa) ya me canse de vivir
- Pero tiene usted 3 hijos y un nieto en camino, ellos la necesitan
- Allí esta la cuestión, ya crecieron ya no me necesitan
- Sabe que quede viuda hace unos años, a Dios Gracias, pues por lo menos ya no tengo quien me amuele
- Ya ve, ahora es que puede dedicarse a usted, consentirse, hacer lo que guste
- Usted, no lo entiende por la edad que tiene, pero esto no es vida, amanecer – anochecer, anochecer- amanecer todo el tiempo, y eso cuando me siento bien…. Continuo para alguien que ha sido tan independiente es pesado cuando se siente mal y tiene que pedir un favor.
- Si doña Juana, pero todos llegaremos a eso, es la ley de la vida
- Por eso, a los 74, antes de seguir deteriorándome, seguir en esta soledad y tristeza, sería mejor morirme
- Pero no esta sola están sus hijos, más de alguna amiga tendrá podría por ejemplo ir al cine o a tomar un café
- Si tuve amigos y muchos, pero yo me aleje, me di cuenta que las personas son un doy-dan, y mis hijos ya le he dicho que crecieron
- Pero ya sabe el dicho casamiento y mortaja del cielo baja
- Si eso es lo que hago, esperar la mortaja, no es que vaya a hacer nada en mi contra, pero tampoco a favor, he dejado ya las medicinas de la presión, créame estoy cansada de la vida, ya luche, ya viví. La gente le pide a Dios salud, yo le pido un infarto.
- Es muy triste lo que me esta diciendo…

En eso una voz: Doña Juana, doña Juana su turno… se despidió con un beso en la mejilla, y entro a su cita con el cardiólogo…

---Yo me quede pensando, en si tiene razón o no… aun no lo se



FUENTE: MI IMAGINACION
AUTOR: R.C.de Interés





votar