Búsqueda personalizada

domingo, 21 de febrero de 2010

NOCTURNO A ROSARIO

Desde 3 curso, cuando estudiábamos Literatura, me llamó la atención particularmente un poeta: Manuel Acuña, con su poema Nocturno A Rosario.
Recuerdo a Clara, nuestra maestra, con su pañuelito amarrado al cuello, leyéndolo, y contándonos que era el único poema que había hecho, y que luego se pego un tiro, no pudiendo conciliar el amor entre su mamá y Rosario. Luego la tarea era aprenderlo y lo declamaríamos al día siguiente, se me facilito recordarlo, (aún ahora lo puedo recitar, sin faltarle una coma), me impacto la historia.
No se si dijo aquello por desconocimiento, por darle interés a la clase, o por censura, ya que era normal que los libros no recomendados, solo nos dieran una pequeña ficha y ya; como en un buen colegio religioso.

La verdad es que Manuel Acuña, hizo varias obras, no se pego un balazo, si se suicido, pero nadie puede asegurar que haya sido por Rosario.
“Nació en la ciudad de Saltillo Coahuila, un 27 de agosto de 1849. Médico y poeta quien aprendió sus primeras letras de parte de sus padres. En enero de 1868, inició sus estudios en la Escuela de Medicina, siendo un estudiante distinguido pero inconstante. A su muerte cinco años después apenas había terminado el cuarto año de su carrera. Tiempo después en que a Acuña se le reconocía ya como un destacado poeta, el 9 de mayo de 1871 se estrenó "El Pasado", drama de su inspiración que recibió una buena acogida por parte del público.
En cuanto a su vida privada, el gran amor de su vida fue Rosario de la Peña, una mujer sumamente atractiva que según parece, influyó tanto en su ánimo que mucho tuvo que ver con su trágica muerte. Ella despertó por igual la desesperada pasión de Acuña, el deseo de Flores, la senil adoración de Ramírez y el cariño devoto de Martí.
Entre los versos de Manuel Acuña se encuentran:

  • Nocturno a Rosario.
  • Ante un Cadáver.
  • Adiós a México.
  • Nada sobre nada.
  • Amor.
  • La ramera.
  • El reo a muerte
  • A un arroyo.
  • A Asunción.
  • A la patria.
  • El giro.
  • Inscripción en un cráneo.
  • Resignación.
No se sabe con certeza cuál fue el motivo por el cual Manuel Acuña aquel 6 de diciembre de 1873 decidió dejar de existir. El cadáver del poeta, de cuyos cerrados ojos, luego de ingerir cianuro de potasio, para cortar su existencia, se dice, estuvieron brotando lágrimas según él mismo lo había anticipado:"como deben llorar en la última hora los inmóviles párpados de un muerto

Autor: R.C. de Interés

Fuentes Consultas: http://www.lospoetas.com/acuna/acbio.htm

http://www.amor.com.mx/biografia_de_manuel_acuna.htm