sábado, 13 de marzo de 2010

TARDE DE SABADO

Es una tarde de sábado normal, mientras arreglo las flores amarillas que he poner en la sala, empieza mi mente (para variar a dar vueltas) pongo las flores por mi y para mí. No creo que nadie más le importe, o lo que es todavía más claro, que alguien más las vea.
Uhm, me dije, desde que abandone el planeta como el Principito y vivo en mi mundo. No creo que ha nadie mas le afecte lo que haga o deje de hacer.
Mi mente divaga a cualquier conversación, la gente habla…y habla, pero nadie se escucha. La comunicación se ha convertido en una lucha por hacer valer nuestros puntos de vista.
Creo que son muy pocas personas las que de verdad se interesan, la mayoría puede que no lo importe lo que hagas o que pienses… uff pero no se te ocurra tener una genial o astral idea, entonces todos quieren participar.
Sigo arreglando las flores y divagando… somos algo siempre y cuando brindemos, valga la renuncia algo. Si no podemos hablar de Marte, y el otro de la Luna Cuadrada, pero siempre o casi siempre los otros están mejor, tienen lo mejor, saben más…
“YO SOLO SE QUE NO SE NADA” Sócrates
Suspire, tome el arreglo terminado, lo puse en la mesa de la sala, y reafirme mi pensamiento, nada es nada. Mientras viva seguiré siendo yo, con esta forma tan peculiar de analizar, pensar y tratar de entender. Pero eso sí: ahora lo hago en silencio, no en los murmullos en los que nadie se entiende, ni trata de hacerlo. Sólo soy yo, y la fforma que he escojido de ser y vivir.

Autor : R.C. de Interés


votar