Búsqueda personalizada

miércoles, 21 de abril de 2010

EL CARRO DE LA VIDA


Regularmente empezamos de automático, es colocar la llave en el switch, arranca y allá vamos, directo a la dirección (objetivo)
Algunas veces requiere un empujoncito, como la suave mano de un amigo, que dice adelante! Tú puedes!!!
También nos toca a nosotros dar empujoncitos, porque la amistad es en doble vía.
Tu carro puede ser viejito (metas anteriores) o nuevo (objetivos recientes)
Puede nos toque pararnos en un esquina, para retomar la dirección y saber como vamos (retroalimentación)
A lo mejor nos perdemos, pero siempre habrá alguien a quien preguntar (aprovechar la experiencia de otras personas)
Puede que nos toque cuesta arriba y otras cuesta abajo. Siempre habrá de todo un poco.
No es conveniente rebasar en curva, si no ves lo que tienes de frente, es mejor ser conservadores y esperar una recta, donde veas claramente.
A lo mejor se recalienta el motor, puede ser porque no chequeamos el agua (analizar los elementos) o porque llevamos el carro forzado, vamos como en primera todo el tiempo (te estas perdiendo la pasión de lo que realizas, no lo disfrutas) y el trayecto se te hará sobrecargado.
Puedo que hagas parte del camino solo, y otros acompañado, lo importante es que estas haciendo tu camino!

Autor: R.C. de Interés



votar