lunes, 31 de mayo de 2010

AGATHA Y LOS SINIESTROS...

Muy agradecida y tremendamente conmovida ante la preocupación, muestras de cariño, amistad y solidaridad, de esta bella familia virtual que tengo la Bendición de tener.
Hasta hará unos 20 minutos tengo luz, esto ha sido incomodo, en cuanto a no poder comunicarme con ustedes, pero realmente estar sin luz, es de los daños el menor.
Las necesidades hoy por hoy son muchas, los siniestros innumerables no podría relatar todos.
Se necesitan personas, para ayudar a llevar insumos, a los lugares de acopio atención en los albergues, es impresionante la respuesta de los guatemaltecos con su enorme colaboración en donaciones de ropa seca, alimentos, colchonetas, productos para la higiene personal, cobertores, agua embotellada, azúcar, arroz, latas, sopas…
Casos impactantes muchísimos, familias que se fueron con todo y sus casas en los deslaves. Ahora, el volcán de Pacaya empieza nuevamente a lanzar ceniza, desde su cráter, auque se indica que esta vez la arena es más fina.
El día más caótico fue el sábado, y se siente uno impotente ante tantos casos que requieren ayuda… Los medios de comunicación han realizado una labor extraordinaria, y mantuvieron de forma continua informada ha la población. Anoche me quede con el corazón en la mano por dos niños que con dos tíos, ante el desborde el río Motagua, en Los Amates, se treparon a la copa de un árbol ha eso de la 8:00am, la radio Emisoras Unidas empezó a hacer hincapié en este caso como a las 3:00pm. Y eran las 8:00pm. y no habían sido rescatados, con hambre, abrazados a una rama, sin comer, con frío, y con mucho miedo… el padre con la voz quebrada clamaba por ayuda…
Afortunadamente fueron rescatados.
Las carreteras en muchos lugares han logrado habilitar una vía, aunque los derrumbes persisten, el sábado muchos automovilistas quedaron atrapados entre un derrumbe y otro.
La correntadas de agua y lodo, a la orden del día, las familias damnificadas con muchas, con seres queridos, muertos o desaparecidos, quienes se han quedado sin casa, y quienes las tienen dañadas.
Hay puentes que colapsan, impidiendo el transito, (por ejemplo el de Antigua Guatemala que comunica con el pacífico) y por ello, el flujo de ayuda a los diferentes departamentos (Guatemala cuenta con 22 departamentos, cada departamento tiene por lo menos un centro de acopio, actualmente son 40) se dificulta.
Se trabaja de continuo, pero los desastres de la naturaleza son muchísimos, como los del área de San Lucas Tolimán, Solola.
El aeropuerto internacional de La Aurora, permite el despegue de helicópteros para brindar ayuda a diferentes poblaciones, se espera que mañana ya este limpio, para permitir que se reciba la ayuda internacional.
Las cifras de fallecidos, desaparecidos, personas en los alberques (Conred reporta 34 mil personas albergadas en 97 centros en todo el país) están en continuo aumento.
Las cosechas perdidas son innumerables, los diferentes alcaldes no paran de solicitar ayuda.
Además de la colaboración, las personas, siguen demostrando su solidaridad, y su gran corazón, el Gobierno solicita voluntariado, tanto para transportar la ayuda a los albergues, como ayudar en los mismos.
Se que se requiere mucho esfuerzo, Guatemala y su gente solidaria que tiene un gran corazón, saldrá adelante.



votar