Búsqueda personalizada

martes, 25 de mayo de 2010

EN MI SOLEDAD...

Muy lejos, mi camino será hoy. Tomo mi bolso y unas cuantas cosas en la mochila que al hombro me he de echar.
No he decido aún mi destino, puede ser una isla desierta, en la que en su paz, pueda pensar.
O quizás me dirija a otra galaxia a la velocidad de luz. Lo que si se: no quiero estar en donde estoy ahora, hace mucho frío en este lugar.
Frío de ausencia, no quiero pensar en ello. Veo el horizonte, me pierdo en una mirada, cuando le veo descubro la suave y cálida luz que mi alma alberga. Poco a poco, sutilmente mi corazón late, esta vez lo hace tímidamente, como asomándose lentamente a una ventana.
Respiro profundo, reflecciono, quizás sea tímido después de tanto sufrimiento, y por ello se resguarda. Más en él, la fe es costumbre, y vuelve a creer, vuelve a soñar… le gusta dar, sin esperar (esta pequeña bolsa, es liviana, esta llena de sinceridad, amistad, dulzura, cariño, sonrisas…todo lo bello y bueno)
Empiezo a caminar… la tristeza se ha ido de mi alma, y empiezo a acariciar, bellos recuerdos (los malos se han ido), en cada paso firme, mis pies preguntan por que la andanza serena?
-Y yo respondo: PORQUE ESTOY VIVO ¡!!!

AUTOR : R. C. de Interés

“La soledad tiene suaves, sedosas manos, pero sus fuertes dedos oprimen el corazón y lo hacen gemir de tristeza. La soledad es el aliado de la tristeza y el compañero de la exaltación espiritual.” Gibran Kahil Gibran



votar