Búsqueda personalizada

viernes, 2 de julio de 2010

LA TIENDA DEL COLEGIO


Era de esperarse.
Con tanto trabajo y mis tres chicos en 3, 2 grado y la chiquita en pre- kinder. No me daba mucho tiempo de hacer las loncheras ni a las 11:00 pm. que terminaba con las vueltas de la casa, después del trabajo, ni alas 5:15 am. que empezaba la lucha de arriba, arriba, los dientes, el sweater, el bolsón, cuando menos come una manzana… Todo era apúrense, apúrense los deja el bus ( si los dejaba el bus, los tenia que llevar al colegio y yo llegaba tarde a mi trabajo donde se marcaba tarjeta).
Así que como el colegio, tenía una tienda, en la que había implementado refacciones y almuerzos nutritivos, Doña Cuqui era la señora a cargo, no tarde en llegarlos a inscribir, pidiéndole que fuera más fruta que chucherías, aunque de cuando en vez estaba bien.
Los primeros dos meses funcionamos a la maravilla, y yo feliz: tomaban sopa caliente, etc.
Hasta que el tercer mes la cuenta se cuadriplico, doña Cuqui feliz, yo a llamar a mis tres chicos a sesión (de hecho por A o por B las sesiones eran casi permanentes) empezaban con el clásico yo no hice nada, y toda clase de excusas antes de ser planteado el tema.
Pregunté: ¿qué paso con la tienda?
Respuesta: Nada ¿por qué?
Yo: se triplico la cuenta en relación a los meses anteriores
Respuesta: Doña Cuqui debe haber sumado mal
Yo: no ya revise las sumas
Respuesta: seguro todo esta más caro
Yo: Imposible, no hay error, solo espero que digan la verdad
Respuesta: Así ya se me cayo un almuerzo y tuve que pedir otro
Yo: algo de eso hay pero no triplica la cuenta.
Respuesta: Ya se debe haber sido el día que tenia que mucha hambre y pedí más
Yo: ya vamos llegando, podemos excluir a tu hermana, porque su cuenta no reporta variantes, así que ¿quienes quedan? Si no dicen la verdad será peor…
Respuesta: bueno yo he comparado unas aguas y las vendo más baratas que la tienda
Yo: si ya se me hacia que no puedes tomarte 8 aguas en un recreo más 10 papalinas
Respuesta: yo también mami, pero no enojes tenemos todo el dinero ahorrado para ayudarte

Decomise el dinero, y les explique que si pagaba a 10, y ellos lo vendían 7, jamás seria un ahorro y una ayuda, que mi ayuda era estar segura que comían bien y nutritivo, pero ellos, no el colegio. Y que por supuesto a partir de ese momento tendrían un tope limite en la tienda por lo que tendrían que administrar sus almuerzos y refacciones. Nunca llegaron al limite.

Autor: R.C. de Interés