jueves, 12 de agosto de 2010

SUSANE (2)

Luego de esto, Susane, giro en la cama y se durmió hasta las 12:30, comió un plato de cereal, ni siquiera llamo a la oficina para ver como iban las cosas, con lo adicta del trabajo que es, se volvió a dormir, a las 7:30 pm. Leyó algunos apuntes y su agenda, y dijo mañana veré esto y lo otro, saco el traje sastre como era su costumbre para el día siguiente...

Llego el día siguiente y todo le pesaba como que llevara el mundo cuestas, de la empresa empezaron los llamadas, ya que era inusual en ella, para saber como se encontraba, qué le ocurría… ella siempre contestaba amablemente, esta vez no, puso el contestador, le pidió a Anita y a Sarita, que siendo martes, cancelaran todo hasta el lunes. Pensó para si, con tres días más el fin de semana, estaré bien el lunes.

Llego el lunes… con un gran esfuerzo se arreglo, y antes de que abrumaran con la agenda y las llamadas, entre directo a la oficina del gerente, se tuteaban,
-Qué te ocurre Susane? Acostumbrado a que cada vez que ella entraba era para brindar una batalla por un cliente, que siempre ganaba, de hecho, ya no habían discusiones el gerente decía: dónde te firmo?
- Susane, le vio directo, sabia que su jefe era visual, así que llevaba un boceto, mira le dijo has visto los corredores de la Bolsas, hasta que edad trabajan? Por que? Porque se queman, ganan bien, pero la presión es mucha.
- Pues niña, delega tienes todo un equipo y tu asistente
- Mi equipo esta trabajando muy bien
- Si es muy bueno, pero necesitas que lo ampliemos? Ya se toma unas vacaciones, hace tres años que no las tomas, y eso porque te obligue a faltar los viernes
- No son vacaciones, amo y me apasiona mi trabajo, pero mi cuerpo me pasa la factura.
- Ya te pregunte se necesitas más personas, quieres un aumento, toma una vacaciones,(volvió a decir) pero tus clientes sin ti no caminan y lo sabes bien.
- No, no puedo seguir, y prefiero ser honesta incluso hay varias personas de mi equipo capacitadas para desarrollar mi trabajo, con un empujoncito que les de.
- Hagamos un trato estamos en mayo, contéstame en agosto.
- Ok (Susane dijo Ok. Por que la conversación no iba a un cierre, como ella dice) y retomo todo, nivelando el tiempo que no había llegado.