viernes, 1 de abril de 2011

LA HISTORIA DE LA LLAVE

Leía hace poco, una magnifica historia de Juan Mateo en HSM Global sobre la forma en que estamos intentando buscar soluciones en este entorno tan complicado. 
Puede ser que no las encontremos por que las buscamos dónde no las hay; a lo mejor las seguimos buscando con viejos métodos y en un pasado lleno de experiencias que, ante la nueva situación, no sirven de mucho. 
Una noche, mientras paseaba por mi barrio, me encontré a un hombre que buscaba desesperada-mente algo. Me sorprendió observar que, mientras se llevaba las manos a la cabeza y decía sin cesar, “¿dónde se habrán caído?”, daba vueltas y vueltas dentro un círculo muy reducido cuyo centro era una farola… Me acerqué y le pregunté si le podía ayudar. Cuando me respondió me di cuenta de que, además, estaba algo bebido. 
- ¿Puedo ayudarle? 
- Sí, claro, por supuesto… 
- ¿Qué ha perdido?- le pregunté mientras comenzaba a buscar sin saber qué buscaba. 
- Las llaves de mi casa. ¡¡Las malditas llaves de mi casa!!- me contestó con un tono pastoso de voz y unos ojos brillantes y enrojecidos. 
- No se preocupe- le dije para tranquilizarle-seguro que las encontramos. 
- ¿Está seguro de que se le cayeron por aquí? 
- Pues la verdad es que no – me contestó – pero aquí hay luz. Lo que nos ocurre, al igual que al personaje de la historia, es que en el pasado, tenemos a la mejor una experiencia  en donde de pronto tuvimos “luz” y es donde intentamos encontrar las soluciones por lo que hemos vivido... pero el problema, es que la situación a la que nos enfrentamos es "Nueva" y la experiencia acumulada nula, así que o buscamos en la “oscuridad” o seguiremos dando vueltas a la farola. 
El drama, según Juan Mateo, reside en que lo que está oscuro nos da miedo y, por lo tanto, lo rechazamos. Pero hay que ármense de valor y adentrarse en el túnel con “una buena linterna”, sólo así, buscando de manera diferente podremos encontrar soluciones nuevas.
Esas linternas que nos deben iluminar, tal como nos dice Juan Mateo serían:
1.- Creatividad.
2.- Optimismo.
3.- Sentido del humor.
4.- Tolerancia al fracaso.
5.- Asumir riesgos.
6.- Creer en si mismo.
7.- Dejar de criticar.
8.- Trabajo en equipo… con gente muy distinta a usted.
9.- Saber aplazar la recompensa.

¿Sabes dónde encontrar la “linternas”? ¿Te animas a hacerlo?

De pronto es todo un reto nuevo, y habrá que romper con algunos paradigmas; más estoy segura que vale la pena hacerlo, porque encontraremos nuevas formas de hacer las cosas o enfrentar las diferentes circunstancias de la vida, así que invitación es hacerlo, ¿Me acompañas en la búsqueda de nuevas "luces"?

R.C. de Interés

FUENTE:http://alcgestionempresarial.wordpress.com/2011/01/24/la-historia-de-la-llave/#more-885