domingo, 12 de junio de 2011

UN LIBRO, UN CIGARRO Y UN CAFÉ


En aquel invierno, en que la lluvia continuaba su contante, su claro sonido, suave, parecía que fuese lejos. De noche ya, la una estaba, más no se asomaba, las estrellas ocultas estaban.
En el murmullo de la naturaleza, de cuando vez se dejaba escuchar el chisporrotear de la chimenea, cuando el fuego alcanzaba, algún leño, no tan seco. Por lo demás todo era silencio.
Un cigarrillo y un café, por compañía, mientra embebido, saltaban en sus ojos, las letras de aquel libro, que no podía soltar.
Empego ojeándolo al final de la tarde, le atrapó.
“El padre acariciaba a la niña, …Cristina dime, cuál es tu mayor anhelo, que harás cuando el tiempo avance y en mujer te conviertas?...
Interrumpió un poco la lectura y se cuestionó: en este mundo tan de prisa, de sus dos hijas, el no sabía, su color preferido, la música si la escuchaba a todo volumen, desconocía quienes eran sus amigos, incluso si alguna de ellas, ya tenia algún noviecillo. Desconocía sus ideales, sabia que eran cariñosas, y respetuosas, cuál número será, su favorito, libre las lecturas de la escuela, no sabia que les interesaba…. ----Mmm se dijo a si mismo, mientras retomaba nuevamente la lectura, encendía otro cigarrillo y se surgía nuevamente, en las letras, hasta agotar sus páginas.

Autor: R.C. de Interés