Búsqueda personalizada

jueves, 7 de julio de 2011

MI RECREO


En el colegio, a la mitad de la mañana, estaba el tan ansiado recreo, se suponía que salíamos formadas, al sonar la campana, lo cual era una farsa, salíamos como una estampida de venados, con la loncheras entreabiertas, mordisqueando un pan o una manzana, y empezábamos a retozar, jugando avión, Jack, tira, voleo, , tiradas cual lagartijas, lo que estuviera de moda… luego cuando sonaba la primera campanada, para formarse parecía que el tiempo no había caminado al mismo ritmo, que lo hacia en clases, buscamos la loncheras lentamente y empezábamos con pesadumbre a terminar de comer mientras nos formábamos, que parecía que no llevaban al calabozo, y en cierta forma era así.
Han pasado muchos años, muchas anécdotas de muchos recreos, también pasaron los recreos de mis hijos y algún día pasaran los de mis nietos.
A dónde voy? Hay momentos en que extraño un corto recreo, sin ninguna preocupación, sin materia pendiente, saltar, correr con una amiga, mientras te sonrojas comentar que chico te gusta, pensar que tienes la vida por delante llena de ilusiones, no por el contrario las amarguras que ya has pasado, pensar que todo se arregla con una happy face, cuando preguntas de todo sin malicia, sin pensar como lo interpretaran, cuando dices lo que piensas y no empiezas a pensar que pensar los demás, ese recreo, ese momento tuyo, en el que compartes, con las mismas personas todos los días unas afines y otras no, pero te preocupas por todas, te identificas con tus amigas, luego tu sección, tu grado, tu colegio, es lo que perteneces, aunque internamente no estés de acuerdo con algo, si es de emitir opinión fuera del circulo, lo defiendes a capa y espada, porque es tu identidad.
Allí has cantado en el coro del colegio, lo has representado en algún deporte, quizás alguna vez has llegado a los puños con alguna compañera, que con el tiempo se volvió tu mejor amiga. 
Hoy por hoy yo me pierdo, apago el cel. ( no todo el tiempo) y siempre Anita, me sabe ubicar y me tomo mi recreo, corto, pero necesario. Y en el ultimo descubrí algo: Es cierto que aprendemos mucho en las clases, pero aprendemos más en los recreos, en los recreos compartimos mucho más intenso que en las demás horas de clases, nos conocemos más, aprendemos de las demás personas.

Autor: R.C. de Interés