Búsqueda personalizada

lunes, 7 de noviembre de 2011

LA VIDA NO DA GARANTIAS

Recién llevábamos dos y medio de casados, cuando de pronto nuestra vida cambio, pensé que no podría afrontarlo, más no se de donde he ido sacando las fuerzas, de poco en poco.
Ahora se que no nada es por sentado en la vida, no hay un certificado de garantida, ni póliza que se pueda extender, y que es en los momentos más difíciles donde el amor se fortalece, ya que de alguna manera estrecha los lazos.
Jaime y yo nos conocimos de hace 23 años, cuando yo, era novia de Enrique, uno de sus mejores amigos, no fue trascendental ni una ni otra cosa,, al pasar el tiempo, después de divorciarnos ambos, cada uno con tres hijos estudiando en la Universidad y coincidentemente de la misma edad, no existió problema, los chicos se ensamblaron como un equipo, el único problema fue encontrar la casa con tantos cuartos, pues cada uno quería el suyo, como miel sobre hojuelas, desde que nos reencontramos en una exposición de un amigo en común Arnulfo, luego 6 meses de compromiso, y recién llevábamos, dos y medio años de casados, y disfrutando de nuestros polluelos como decimos Jaime y yo. Ese tiempo fue de ensueño, el arreglaba el jardín, yo hacia las cortinas, entre los dos pintábamos, los chicos no se quedaban a tras, la casa tomo nuestra identidad, era nuestro hogar. Los dos trabajábamos y soñábamos con el fin de semana.
Al fin sábado!!! Empecé a mover a Jaime, con sonrisas, despierta haragán, ya salio el sol y es para nosotros!!!
-Yo no sabia que Jaime no podía escuchar, hablar, no podía interactuar, y seguía…bromeándole… pasado un tiempo empecé a alarmarme ¡!!!!!
Jaime sentía frío en la frente del lado izquierdo, quería hablar para ese momento, según él, lo hacía, más salían solo sonidos gesticulados (gu wu ga)
-Marcaba pidiendo una ambulancia, a mismo tiempo que llamaba a los chicos, con momentos, segundos, valiosos…
Al entrar al hospital , recuerdo haberle dicho a Jaime, no se ocurre, pero tienes una copiloto que no te suelta y le di un beso.
Mientras esperábamos los siete, sabíamos que vendría algo, pero que lo superaríamos. Nos abrazamos. No nos rendiríamos.
Llego el médico y nos explico sobre el derrame cerebral, Jaime tuvo mucha suerte, que se pudo remover el coagulo, tendría alguna limitaciones, debería hacer terapia,
Nos turnábamos, lo más difíciles fue para Jaime, no tenia con quien turnarse, pero tenía la decisión y fortaleza, y de nosotros recibía todo el amor y apoyo. Cuatro años después, hoy ya no tiene ninguna secuela, solo la pierna izquierda que la arrastra un poco, más quien le importa esto de alguien que tuvo que aprender de nuevo todo o casi todo?
Hoy se que aunque no hay seguros de la vida misma, de alguna forma los hay cuando te apoyas en el amor, y los momentos difíciles, te ayudan crecer en el amor.

Autor: R.C. de Interés
Fuente: Mi Imaginación