miércoles, 27 de junio de 2012

YO, TU, EL, NOSOTROS, VOSOTROS,ELLOS NO HAN HECHO MAL A NADIE

Empezaba el Tiki Tiki, que me apasiona, me corre de aquí para allá, de allá para acá, en el espacio, y el teclado, canciones, frases, imágenes… cuando voy a compartirles algo que me ha ocurrido…iba empezando,… por aquello con que desde niña: compraba los números de la lotería de travesuras, en las que regularmente me descubrían, y lo que sí era seguro, era que tenia reintegro. 
Pasaban a mil por hora, una y otra hazaña, … de ser honrada: saque unas cuantas canas verdes, a varias personas; mis ojos se describían más que del color que son, por el brillo a travesura, dicho: “ Que nunca he sido una mansa paloma”. 
Así, que he de haber pasado una muy parte de infancia, haciendo de la mías, otra parte castigada. Deliberaba a cual de mis hazañas, le tocaba salir a la luz, y tomar su lugar en Sólo de Interés,… cuando doble a la esquina, mi mente giro a la derecha, con aquella frase del Principito, de Antoine de Saint-Exupéry, “Sólo se conocen bien las cosas que se domestican””, quizás esa, era la intención de mis papas, (además de que no me quedara de vaga a los 9 años), cuando me expulsaron del Colegio de Monjas, en Tercer Grado Primaria, por múltiples méritos. 
La verdad las monjitas lo venían planeando desde segundo grado, más lo sopesaban, porque yo estaba en el Equipo de Natación del Colegio, pero el día, que todo el recorrido del bus, la Elvirita y yo nos fuimos haciendo bombas de chicle (pecado mortal) y colgándonos como monos de las pasarelas, y le contestándole a la monitora, muy seguras de nuestro privilegio (doble play), firme mi sentencia. 
Al día siguiente Sister Alice, llamo a mi mamá y le informó que al terminar el año, ya no continuaría allí, al cuarto grado. Y valide, como siempre: mi hoja de castigos. 
Mis tíos, que recién, pertenecían al Opus Dei, y a la Asociación que empezaba a formar los dos colegios de la obra, que inician en Guatemala, le dieron la introducción a mis papás, los valores espirituales, la educación integral y personal… que les vino como anillo al dedo.., después de tres secciones de 30-40 c/u. en el Monte María, ahora éramos 20 en total, por la parte académica me vino muy bien… borre mi expediente cero, y de allí en adelante siempre fui entre la primera (casi siempre) segunda o tercera (lo mas) de la clase ( tampoco era la gran hazaña si lo divides en 20 en vez de un montononon), además, la clase que no se podía perder era religión, y la forma tan particular de ser que tengo, yo cuestionaba, me adelantaba al tema y llega a preguntar, de tal forma que mi grado a partir de primer curso nunca volvió a tener maestra de religión, nos mandaban un sacerdote de la obra, a dar la clase, ya que todas mis compañeras se contaminaron, con el modus operan dum, mi grado es una leyenda… y fue un dolor para la dirección en su época, también ya les contare… las mil y una que se hicieron… pero viene, esto y lo anterior… a que, me recordé del famoso libro de Jesus Urteaga,"Siempre Alegres", lo busque en casa de mis papas, y si allí esta, casi sin pasta con estrellas de diferentes tintas y caritas alegres, lo usamos, todas las hermanas, los libros y uniformes se heredaban, y ese era un “clásico”, en las tertulias, lo leíamos y lo leíamos, la primeras veces sus historias me gustaron, pero a la final, ya se van desgastando, de tanto escucharlas, la “promoción conflictiva” a saber por qué? Ni de donde se le ocurrió? cuando se le pedía que citara un poema, de una historia muy bonita y aleccionadora (en verdad lo era) en unidad granita y franca rebeldía recitaba: 

YO NO HE HECHO MAL A NADIE. 
TU NO HAS HECHO MAL A NADIE, 
EL NO HA HECHO MAL A NADIE 
NOSOTROS NO HEMOS HECHO MAL A NADIE 
VOSOTROS NO HABEIS HECHO MAL A NADIE 
ELLOS NO HAN HECHO MAL A NADIE. 


No nos podían contradecir, viniendo la fuente de Don Jesús, pero si que hacíamos, huelga de basura, moda de faldas, nos robábamos los dittos de los exámenes ( pero no de nuestro grado, eso no tenia gracia) de pronto un grado sacaba 100 en todas sus materias, o había “ sale “ en la tienda del colegio el día que nos tocaba turno, contratabamos mariachis para que llegaran a media mañana el día que se celebra el día de la madre (la directora moría de pena con las mamás allí), y muchas cosas que aun no saben como ocurrieron,… todo eso y mucho bajo el patrocinio de 20 personitas encubiertas la una con las otras graniticamente, en un colegio del Opus Dei. 

PD. No estoy a favor de los han hecho mal a nadie, porque, lo que no hacen nada, seguramente tampoco han hecho bien a nadie. Como ocurre en la historia de Siempre Alegres.

Autor: R.C. de Interés
- un poco de cuando estaba en el colegio -