sábado, 1 de junio de 2013

HISTORIA DE UN TRABAJO

Mi experiencia en marketing, publicidad y demás, siempre ha sido de la mano, con las empresas para las que suelo trabajar.
Si algo es constante es el “cambio”. Unas veces nos quedamos en nuestra zona cómoda, otras salimos por voluntad para incursionar, … en algunas oportunidades: “la necesidad tiene cara de palo”… está es una de ellas, de pronto estaba atrapada en un factura, del todo descomunal, 110 kilowatios al día promedio, … si no lo he escrito mal, es real y dolorosa, más como todo en la vida, hay que enfrentarla.
Así que me lance (aún no se si por audaz o por solucionar, quizás una mezcla de ambas), después de muchos años a tomar un cliente por mis propias pestañas, presente y presente, y ¡gane el cliente! Mmm, que felicidad, más no tenía la idea del “hermoso” Apocalipsis que se me venía encima.
Hermoso y Apocalipsis, no combinan de natural, este si es el caso:
-         Hermoso: porque ha sido todo un reto y aprendizaje, que esta demás decir que me apasiona.
-          Apocalipsis: como toda situación nueva, traía bajo el brazo, mucho que investigar, conocer, y sobre todo ejecutar, esto ultimo, ni soñar con lo me había esquematizado, llena más ingredientes de los que imagine.
Entonces ¡a apechugar! 
La parte de la plataforma local, modestia aparte: “pan comido”, y el cliente aprobó todo y de echo ya esta ejecutándose, muy bien, para recompensa de mis acciones (muchas por cierto, más de lo remotamente imagine).
La parte dura, y es que además tuve que colocarme notas: como “tu puedes”, “vas para adelante”,…para no desanimar, es la de informática (ya muchos saben que es una de mis debilidades), así que allí estaba, armando un sitio Web, escribiendo, montando páginas y entradas (dicho sea de paso, de un tema del que tuve que leer miles, para empaparme en la temática y conocerla, “sin conocimiento de las marcas de la empresa no se llega a ninguna parte”), han sido más de tres semanas, entre aprendizaje y ejecución, y muchas veces enmendar!, tengo que decir que no lo he hecho del todo sola, he contado con asesoramiento SEO, (que cuesta conocerlo y alguna practica, - en números que no presupuesté - más aprendizaje para la próxima aventura), limitan-tes varias, que hubo que ir solventando en el camino, “tremendo embrollo en el que me metí”, más como siempre en estos años de mi vida en las redes, no faltaron amigos con consejos y observaciones: mil gracias!!!
Finalmente, la empresa que me contrato es una gran Farmacéutica, en una nueva división, más que un reto!!! (Por si les llama la atención ver como vamos, pueden echar un ojito en: " Neurociencias”, el trabajo que me ha traído de cabeza, y que he disfrutado, después de ir entendiendo en que estaba metida) ha llegado a su fase de “nacer”, ya esta viendo la luz,… claro como todo bebé (para mi, mis trabajos se convierten en hijos)… deberá seguir siendo alimentado, y cuidado. 
Pienso que lo más difícil armarlo ya paso, y camina muy bien de la mano, con la estrategia de medios local.
-         He aprendido muchísimo, en algún momento el desgaste me agobiaba (horas, más horas, más horas…), me siento orgullosa de él, podré ayudarme con la famosa factura de kilovatios, y sobre todo me ha hecho ver que aún con mucho esfuerzo, tengo nuevas destrezas,… este trabajo, me ha tenido un tanto alejada no solo de las redes, sino también de mi rutina normal, cosa que empiezo a recuperar ¡felizmente!... Y lo mejor para mí, es que me plantea nuevos retos, ahora espero encontrar más clientes, para desarrollar nuevas plataformas integradas a lo relacionado con los sitios Web!
-         Como siempre, me encanta compartir mis vivencias, no me pude resistir, a incluir esta!!!

Autor: María Asturias