martes, 1 de abril de 2014

En mi propio mundo - Autismo

... su mundo parecía no ser el mio, el de todos.
Este pequeño que abrazo, empezó de bebé, a estar en su universo. Se quedaba horas viendo fijamente, el móvil que había colocado con mucha ilusión en su cuna, aunque este no tuviera la cuerda que hacía girar los muñecos, y  producir el sonido de su cajita musical.  Este mismo que habían usado sus hermanitos de bebés, pero que con el tiempo dejo de interesarles...
Tímido? Retraído? -  solía preguntarme a mi misma, ya que cada uno desde que nace trae su personalidad... aunque más bien parecía como si me ignorara a mi y a los demás.
Las risas o peleas de sus hermanitos, parecía que no lo hacían  inmutarse. Tampoco jugaba con ellos, pero pensé que se integraría más adelante, los dos mayores son muy unidos.
Poco a poco, la palabra retraerse empezó a cobrar sentido, para nosotros, le  gustaba girar sobre si mismo o sentarse en la silla de fondo de la salita de estar, y sin que esta sea una mecedora, (estaba fija en sus cuatro patas) inclinaba su cuerpo hacia adelante y atrás, sutilmente, como quién se mece.
Más adelante, caí en cuenta que ya había pasado la edad en la debía decir las palabras, como sus hermanitos, al llenar su álbum con sus pasos, comidas, pero las palabras aún no llegaban y cuando lo hicieron fueron pocas, las indispensables diría yo.
Pero la verdadera preocupación llegó, cuando al ir al pre-escolar, no quería estar allí, no era la etapa de adaptación, era algo más... no jugaba con nadie, no hablaba con nadie, no se involucraba en nada, se apartaba y lo que es peor se mordía los brazos y se golpeaba su cabecita....
Su maestra y yo empezamos, a barajar la palabra "autismo"...

Hasta aquí la historia, hoy se celebra el día internacional del Autismo, se piensa que en el hay factores de genéticos y del medio ambiente, en él; los científicos no han llegado a su raíz, aunque si han identificado en este trastorno, estudios de que sugieren, que hay niveles de serotonina y otros neurotransmisores anormales en el cerebro.
El Trastorno del Espectro Autista (ASD) suele manifestarse con dificultad de comunicación (problemas en el lenguaje), dificultad de relacionarse social-mente, conducta restringida y repetitiva. Los niños que lo padecen por ejemplo, no pueden sostener la vista cara a cara (evitan el contacto visual), tardan más en balbucear sus primeras  palabras, tienen variaciones de carácter, así como dificultad de responder a su nombre, suelen ser rutinarios, y su capacidad de relacionarse social-mente, o no existe o es muy poca.
El autismo, no se cura, pero puede mejorar; mientras más rápido le se detecte, será mucho mejor, ya que con terapias de conducta, se puede trabajar en desarrollar habilidades para ayudar a los niños tanto en el lenguaje como en su forma de inter-actuar social-mente.

Autor: Regina Castejón
-historia ficticia, para ejemplificar el entorno del ASD-

Te dejo parte de una película, de hace unos años, que me gusto mucho, sino la has visto te la recomiendo.

After Thomas - Después de Thomas




Para saber más del autismo puedes visitar http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/autism.html