Búsqueda personalizada

domingo, 30 de agosto de 2009

EL RENCOR


El rencor es un profundo resentimiento que se incuba como una enfermedad. El rencoroso se aferra a ese sentimiento de manera obstinada y obsesiva lo cual le provoca debilidad en su salud mental.
La persona que siente rencor suele "rumiar" sus rencores, aumentándolos generalmente con fantasías creadas por sus pensamientos que nada tienen que ver con la realidad.
Toda emoción negativa no sólo es perjudicial desde el punto de vista emocional, también repercute en nuestro organismo, en nuestra salud física. Cuando las personas tienen rencor o piensan en situaciones de venganza, tanto la presión arterial como el ritmo cardíaco se disparan al doble su actividad normal.
Lo que está claro es que quien alberga estos sentimientos con frecuencia, experimentando estos estados insanos, con el tiempo, no sólo sufrirá estrés sino que también podrá desembocar en algún daño cardiovascular.
Consejos:
- Provocar en uno mismo las emociones opuestas, posibilita que se revierta ese malestar en el organismo. Si se piensa y se imagina que se perdona, los ritmos vuelven a normalizarse.
-  El rencor debe superarse necesariamente. Su superación permite que aflore la creatividad y la capacidad de hacer cosas.
Hay varias formas:
Lo primero es darse cuenta de que existe y que lo que sentimos es rencor.
Luego la principal y natural manera de superarlo es expresar el enojo a la persona que lo generó.
Otra forma es aprender a perdonar.
Muchas otras veces la única opción que nos queda es aceptar el daño. 

Está claro que todos alguna vez hemos sido dañados, pero no podemos odiar para siempre, no hay mal que cien años dure y cuerpo que lo resista.
..."Vengándose, uno se iguala a su enemigo; perdonándolo, se muestra superior a él."Francis Bacon
..."Perdonar es el valor de los valientes. Solamente aquel que es bastante fuerte para perdonar una ofensa, sabe amar."Mahatma Gandhi

Fuente: PARA SABER.SALUD

Como citan las frases, es mucho más fuerte el que perdona, y mucho mejor es amar. Nos trae por más beneficios para nuestra salud y bienestar emocional.

Pienso que ganamos mucho más perdonando, limpiando nuestra alma y corazón, que atrapando nuestros sentimientos en rencores innecesarios.
Suelo decir a mis hijos desde pequeños, si no da positivo, que cuando menos, se quede en cero, no dejes que se vaya en negativo, que solo daña tu corazón.

R.C. de Interés