Búsqueda personalizada

miércoles, 16 de septiembre de 2009

COMPROMISO

Una definición sencilla de lo que es un compromiso puede ser cualquier cosa que has dicho que harías o cualquier cosa que has dicho que no harías.
Parte del arte de una vida (y un trabajo) con éxito depende de aprender a aceptar compromisos y mantenerlos. Si dices que el informe estará sobre la mesa de alguien a las cinco de la tarde, tiene que estar ahí a esa hora, o de lo contrario debes cambiar el compromiso.
Al llegar a ese compromiso que has creado una nueva entidad en el universo. Antes de llegar a él, la entidad “el informe en la mesa de Jim, a las cinco de la tarde”, no existía”. Al llegar a ese compromiso has unido tus fuerzas con el poder creador del universo, el mismo poder que hace que haya robles donde antes no había.
Habiendo dado el paso hacia la unión con la fuerza creadora del universo, tienes que hacer bien tu creación, o de lo contrario cancelarla limpiamente, sino estarás entorpeciendo el mayor de los poderes existentes.
Estos son los principios esenciales de este arte, adquiridos a a base de muchas pruebas y errores.
1. Piénsalo bien antes de comprometerte. Es mucho más fácil no llegar a un compromiso que deshacer uno que ya no se quiere cumplir. Si tienes dudas sobre este punto, pregúntale a un abogado matrimonialista.
2. Asume solo los compromisos con los que sientas una conexión profunda. Si sientes que no hay implicaron personal detrás de un compromiso, ya se trate de un partido de béisbol de tu hijo o de la junta anual de accionistas, por que molestarte en ir? Los compromisos que no te resultan importantes pero que asumes de todas maneras tienden a regresar y perseguirte, porque alguna persona intuitiva se dará cuenta que no estabas realmente ahí.
3. Mantén escrupulosamente todos los compromisos que asumas
4. Si tu vida alcanza un nivel de complicación superior, digamos, al de un pastor de ovejas, no dudes en poner por escrito tus compromisos. Sacártelos de la cabeza y ponerlos sobre el papel libera mayor cantidad de energía creativa. Una escusa frecuente en el mundo empresarial es la frase: “No estaba seguro de que hubiéramos quedado así…”Esto puede evitarse por completo

FUENTE:La Nueva Mística Empresarial – G. Hendriks, K.Ludeman