Búsqueda personalizada

jueves, 22 de octubre de 2009

LAS TELARAÑAS NEUROPLASTICAS

Has visto las telarañas??? seguro que sí, nuestra vida es una telaraña, cada pequeño hilo, es un recuerdo, algo que hemos anhelado, deseos, nuestros valores y principios, nuestra de reaccionar… y en su conjunto forman la telaraña, nuestra vida, nuestro cúmulo e irrepetible red de vivencias.
Cada hilito se conecta a otro, y otro, de una manera sutil, casi imperceptible. De igual manera funciona la sinapsis (donde las neuronas se unen) en nuestro cerebro.
La neuroplasticidad es una capacidad que tiene el cerebro para adaptarse a los cambios y de modificar las rutas que conectan a las neuronas. Así se generan efectos importantes en el funcionamiento de los circuitos neurales y en su organización. Podríamos decir que es la capacidad que tiene una araña, para construir su telaraña, tanto detrás de una hoja, como en un esquina de la pared, cambiando las rutas y las formas.
Mas así como no todas las telarañas son iguales, también la neuroplasticidad, es diferente:
- Neuroplasticidad reactiva: para resolver cambios ambientales de corta duración.
- Neuroplasticidad Adaptativa: modificación estable de una ruta de conexiones que se genera con la memoria y el aprendizaje. Piaget descubrió los factores que caracterizan a la evolución del psiquismo. La asimilación consigue que las conductas, aunque sean nuevas, no arranquen desde cero, es la función de la memoria. La acomodación modifica la memoria al incorporar elementos nuevos que se asimilan, es la función del aprendizaje.
-Neuroplasticidad reconstrutiva: recupera parcial o totalmente funciones perdidas.
-Neuroplasticidad evolutiva: proceso de maduración en virtud del cual los patrones de conexión son modificados por la influencia ambiental predominante.

Cuando naces traes, el 10% de lo que será tu telaraña (genéticamente) y demás dependerá de lo que llegues a construir como araña, en base a lo que has aprendiendo y viviendo.
Los bases de tu telaraña dependen de tus planes o proyectos ( no es lo mismo atrapar un mosquito que un grillo). A ti, como buena araña, te toca seguir o cambiar, remodelar lo que ya no se desea o crear nuevas redes y lograr que los proyectos puedan concretarse. Es lo que los científicos dirían que es reformatear el cerebro.
la actividad crea neuronas. Los ejercicios físicos preservan la salud cardiovascular, los cognitivos preservan la mental. Usamos más el hemisferio izquierdo que automatiza las respuestas, es lo que llamamos experiencia. El que aprende lo nuevo es el derecho y lo delega en el izquierdo que así adquiere la capacidad para reconocer y ejecutar. Si por rutina o comodidad dejamos de investigar se detiene el proceso y el cerebro se estanca. Lo que no se usa de pierde.
Así, como la araña adquiere destreza, con la continua construcción de hilitos, que a su vez forman las telarañas, así la gimnasia mental crea la neuroplasticidad porque relaciona acción, imaginación y memoria. Y como dijo Einstein La imaginación es más importante que el conocimiento”.

"La virtud, como el arte, se consagra a lo que es difícil de hacer, y cuanto más dura es la tarea, más brillante es el éxito”. Platón


Qué la destreza de nuestras telerañas neuroplasticas, sea cada día mayor
R.C. de Interés