viernes, 30 de julio de 2010

ESE NIÑO

A veces nos invade una sensación de tristeza que no logramos controlar. Percibimos que el instante mágico de aquel día pasó, y que nada hicimos. Entonces la vida esconde su magia y su arte.
Tenemos que escuchar al niño que fuimos un día, y que todavía existe dentro de nosotros. Ese niño entiende de momentos mágicos. Podemos reprimir su llanto, pero no podemos acallar su voz.
Ese niño que fuimos un día continúa presente…..
…Prestemos atención a lo que nos dice el niño que tenemos guardado en el pecho. No nos avergoncemos por causa de él. No dejemos que sufra miedo, porque está solo y casi nunca se le escucha.
Permitamos que tome un poco las riendas de nuestra existencia. Ese niño sabe que un día es diferente a otro.Hagamos que se vuelva a sentir amado. Hagamos que se sienta bien,
…Si escuchamos al niño que tenemos en el alma, nuestros ojos volverán a brillar.Si no perdemos el contacto con ese niño, no perderemos el contacto con la vida...

AUTOR :Paulo Coelho – A orillas del Río Piedra me senté y lloré.




votar