Búsqueda personalizada

lunes, 13 de febrero de 2012

CABECITA DE ALGODON CON OJITOS AZULES, AZUL CIELO

Su nombre Emmy.
Yo he tenido la suerte de conocer a mis cuatro abuelos y a tres de mis bisabuelos, una de mis abuelas, se llamaba Clara, pero le decíamos Omi, ( la abuelita – die Oma), a mi me impresionaba cuando nos llevaban a visitarla a lo sumo tendría 7 años, siempre en una silla de ruedas, vestida de blanco como su enfermera, sin hablar, sin moverse, la mano izquierda su único movimiento, y te apretaba fuerte la mano, mientras una lagrima, caía por su mejilla…. Haber niñas digan adiós, al patio a jugar…. Estuvo 8 años así, desde que el derrame cerebral, hasta que murió, de sus hijas con la que vivía era la dulce Emma, con la dulzura que la caracterizaba, con un corazón, más grande que el mundo, amorosísima, con sus hijos , nietos, amigas, gente conocida, personas a la que pudiera ayudar, piadosa, no se donde sacaba tiempo para tanto, una mente clara, privilegiada, siempre recordaba, nombres, detalles, siempre estaba tejiendo un tapete, un sweater, un bufando un algo, para alguien, y nada borraba la sonrisa en su cara, y entra las hermanas era el punto neutro; el si, si,  si.
Si algo le faltaba, para dar siempre le sobraba, a lo único que le oí yo decir que no le gustaría, era a sufrir algún día un derrame cerebral.
Conmigo de las sobrinas nietas fue muy panicular, siempre me esta llamando, pidiendo un beso extra, como que se alimentara de caricias, y pienso que si, se postulo, para ser mi madrina de confirmación, con los años se le dificulto caminar, y no se quejo ni del andador ni de la silla de ruedas, decía que ahora todos la chinchineaban, mientras ella descansaba, y no se fatigaba en los centros comerciales, ni en las refacciones, siempre encontraba el lado bueno a todo.
Hará diez años, llego lo que nadie esperaba… el derrame cerebral… la dejo con muy pocos gestos en la boca, pero le permitía que le dieran de comer y hacer uno o dos ruidos, podía abrir y cerrar los ojos… una adaptación muy dura pero la venció, decía si o no con los ojos azul cielo, que de cuando en vez se ponían vidriosos, mas rara vez derramaban una lagrima, más bien se esforzaba por jalar una sonrisa, recibía la comunión todos los días, le gustaba recibir visitas y se esforzaba para que la sentaran, o para ver los rosales desde su ventana, entendía perfectamente todo, y reconocía a todos… pasaron los años.
Otro derrame, se instalo en ella, esta vez se quedaría sin la poca movilidad en la boca, y estaría, en un va y viene de diferentes fases de alimentación, muy pocas veces, batidos y líquidos, algunos tiempos con suero, la mayoría del tiempo con una tubo a través traqueotomía, se cansaba más, ya no recibía la comunión, recibió la Extrema Unción no se cuantas veces.
Seguía oyendo, entendiendo y reconociendo, cuando falleció uno de sus hijos, no quiso abrir los ojos en todo el día.
Un X día que yo pase, me miraba y miraba, como diciendo no te vayas, y así nos quedamos un gran rato, solo le agarre la mano y me recosté a su lado llego la enfermera y me dijo: - pero si doña Emmy, no permanece tanto tiempo despierta; le di un beso en la frente y me fui.
Siguió corriendo el tiempo, hace 10 días se le quebró la cadera, no se podía dejar así, pues moriría de dolor al manipularla, para cambiarle, el pañal, bañarla… estuvo dos días sedada en lo que fortalecía su condición, darle sangre, etc. Para prepararle para la anestesia y la operación,
Llegó la operación, todo salió bien.
A los dos días salio del hospital, de los cinco días que estuvo en casa, no quiso comer, solo estar…más nada…. Cabecita de algodón con ojitos azules, azul cielo, falleció el viernes 10 a eso de las 6:30 pm. Cabecita de algodón con ojitos azules, azul cielo, la enterramos el sábado 11, cuando tenía 101 años, una larga vida.

"La gente buena, si se piensa un poco en ello, ha sido siempre gente alegre."
Ernest Hemingway

Un beso, una flor y todo mi amor Tia.

Autor: R.C. de Interés