viernes, 14 de marzo de 2014

El Patito Feo y el Bullying

Creo que todos conocemos el cuento del “Patito Feo”, uno de los clásicos de Hans Christian Andersen, que viene dando vueltas en el mundo desde 1943. 
La historia en sí, tiene el poder de tratar el tema de la autoestima, tan importante en nuestras vidas, creo que todos tendremos siempre un positivo, aunque a veces tarda en verse, como en el cuento. 
Hoy en día, muchos se pronuncian y se enfrentan a otro tema muy importante, el “bullying”, acoso u hostigamiento, En muchas escuelas ya se hacen campañas contra este tema, que ha cobrado víctimas fatales. 
Pienso que todos tenemos una particular manera de ser, nadie es igual al otro, y toda persona merece respeto. 
Una de las formas de hacer “Bullying” es con el bloqueo social, como puede ser la famosa “ley del hielo”, que es ignorar a la persona. Puede ser a través de desprecio, faltas de respeto, lo que es hostigar; envenenar a unos contra otros, también lo es, ya que lleva a la discriminación o lo que es la manipulación social; que en ocasiones van, sobre conductas, con las que no se está de acuerdo, coaccionando la libertad inherente a cada uno... son muchas las maneras de actuar, que segregan, y lastiman al yo interno,como el cuento, cuando hacen menos ha este bello cisne. 
Se que hay muchos esfuerzos encaminados a educar y terminar con el “Bullyng”, lo cual es más que importante porque nadie, debe ser intimidado, ni amenazado en su integridad, ni agredido emocional y/o físicamente. 
Esto puede ocurrir en cualquier edad o momento de nuestras vidas, pero pienso que quienes estamos de cerca con nuestros pequeños, debemos hablar (educar para que sepan reconocerlo y no permitirlo) y proteger, como verán si el término y su reconocimiento se hace desde hace un tiempo, es algo que viene ocurriendo de siempre. 
Antes de cerrar quisiera, compartirte una cosa más, si bien el cuento hace referencia a la belleza externa, pienso que la belleza interna es mucho más valiosa, ya que es la calidad que tenemos como personas. 

Autor: Regina Castejón