jueves, 8 de enero de 2015

No me etiques, por favor

Inmensamente conmovida, veía el otro día un chiquito que luchaba un poco con estos estigmas de las etiquetas… y no voy por la etiquetas y categorías que usamos en los Sitios Web, de ellas prometo explicar en mi otra casa De Interés, más adelante…. ya que seguramente a los que tienen blogs estos tips no les irá mal, pero bueno como siempre voy de saltando una cosa a la otra… así que me regreso a la rama que voy ahora…


Creo firmemente que cada persona es única e irrepetible y tiene derecho a ser amada y respetada por ser amada y respetada por ser tal cual como es… con toda la mochila completa, no solo una parte del estuche…

Hace algunos años escribía la anectoda sobre mi hijo y el jamón con pan… hace un par de dias, ya saben que me encanta conversar… y compartir!
Hablaba con un amigo de lo difícil que es iniciar una vida de pareja, porque hasta el detalle de cómo tomas la pasta de dientes es diferente, y habrá cosas que le molestan a la otra persona de ti, y cosas que a la otra persona necesite aprender a “convivir” ti… cosas de cosas, -les llamo yo- que no por ello quitan ni ponen el amor que puedas tener, pero que si no se saben manejar, pueden ir como una gotita, causando un cierto digamos malestar, quizás se necesita incluir en el llavero de la nueva vida, la llave de la comunicación constante, con respeto, tolerancia, paciencia y amor.
 

Volviendo a mi chiquito… que me trae a estas letras… recuerda que nada más fácil que destruir la autoestima a un pequeño, y muy por el contrario también es el momento de crear de confianza y valores en él para el futuro… por favor no los compares… no los etiquetes… es mejor que o peor que… es desordenado… llora como una niña… es tímido como su mamá…  mucho ojo que le estamos marcando la vida

Recuerda que cuando repetimos a un niño (incluso a los mayores) determinada circunstancia, termina por aceptarla… como el elefantito aquel que de pequeño, le amarran la patita a la estaca… y  se le graba de tal manera, que cuando es mayor, podría soltarse fácilmente, pero ya no lo intenta pues tiene grabado que no lo logrará.


Cuida de etiquetar porque la forma que describan nuestros comportamientos, nuestra personalidad se verá marcada por unas u otras directrices. Y realmente somos unicos,  y prueba de ello, son la huellas digitales y la sonrisa que me sabemos brindar, incluso hay algo que a mi me gusta agregar: “impredecibles”