Búsqueda personalizada

martes, 23 de junio de 2009

PERSONALIDAD DE LA EMPRESA

Cada empresa tiene su personalidad, al igual cada ser humano, pueden parecerse, pero existen diferencias entre ambas.
Lo único previsible en el mundo de los negocios es la imprevisibilidad. Y lo único constante es el cambio.
Mira a tu alrededor y veras que las empresas tienen características como los seres humanos, las hay: alegres, tristes, extrovertidas, irresponsables, altruistas, inteligentes, generosas, creativas, etc. 
Existe toda la gama en el mundo empresarial. Y es simple, las empresas están integradas por personas que poseen estos atributos.
Cuando se inaugura una empresa, todo es fiesta. La energía y dinamismo reinan por todos los rincones. Calidad, eficiencia, eficacias, innovación y lealtad son ideales compartidos por todos, automotivados y esperanzados al crear esta nueva empresa.
La verdadera cultura de la empresa no se moldea con los discursos de sus fundadores y de los ejecutivos de alto nivel; se forma con los ejemplos, las actitudes cotidianas, y la suma total de los valores, los sistemas de creencias, las expectativas y las reglas no escritas. Estas reglas no escritas comienzan a estructurar todas las relaciones funcionales y a todas las personas en el entorno laboral, adquiriendo mas fuerza en la practica que las formas oficiales.
Lo ideal es dejar que los empleados, en un ambiente franco y abierto, participen en la creación de esas nuevas reglas, que podrían ser más o menos estas:
- aprecia tu trabajo
- habla bien de la empresa
- se responsable
- trata a todo el mundo con respeto
- comparte la información
- confía en la administración
- forma parte de la solución no del problema

Sobre todo esto último, las empresas valoran a quienes aportan soluciones, no es que no existan problemas, pero los ven como una retroalimentación, y buscan soluciones; el que aprecia su trabajo es responsable, comparte información (hace que todos a su alrededor crezcan) respeta a los demás, confía en la administración de la empresa y se distingue por que habla bien de ella

R.C. de Interés