Búsqueda personalizada

lunes, 12 de octubre de 2009

LA CAPACIDAD DE NEGOCIAR

Lo que se pretende con esta habilidad es que la persona sea capaz de llegar a acuerdos compartidos a un coste emocional adecuado y saludable
El objeto de una negociación es aprender a aceptar una solución intermedia ante, tal vez, la imposibilidad de conseguir un objetivo completo.
Es muy importante que se comprenda que la defensa de nuestros derechos personales incluye el respeto de los derechos de los demás.
Ser una persona asertiva a veces también significa saber posponer o modificar tus objetivos en función de otros más adecuados a la situación.
La habilidad de negociación implica poseer una capacidad de escucha y diálogo.

Proceso de negociación:
1. Definir la situación problema. Es importante saber definir cuál es el problema, describirlo y conocer también y cuál es la diferencia de objetivos entre las partes.
2. Comunicar tu opinión acerca del problema.
3. Preguntar a la otra persona su opinión.
4. Escuchar abiertamente su respuesta.
5. Pensar sobre por qué la otra persona se siente así.
6. Sugerir un arreglo, un término medio. Exponer lo que estás dispuesto a ofrecer o conceder.
7. Escuchar lo que el otro está dispuesto a ofrecer.
8. Ver mis limitaciones: flexibilidad-rigidez.
9. Llegar a un acuerdo.

Lo mejor es ensayar esta habilidad en diferentes situaciones cotidianas.
FUENTE: PULEVA SALUD