Búsqueda personalizada

miércoles, 4 de noviembre de 2009

DECIMOS MAS DE LO QUEREMOS

En ocasiones decimos más de lo queremos?
Nuestro lenguaje corporal dice más que nuestras palabras, en el se puede saber si somos sinceros, si estamos distraídos…. Pero a la vez podemos interpretar el lenguaje corporal de otra persona, por ejemplo cuando se sonroja…. Para ello hay que ser receptivos y prestar atención a los gestos que exprese la persona con la que hablamos.
Podemos dedicar unos minutos a observar y analizar los gestos de otras personas, por ejemplo en una reunión social, los almacenes, etc. En estos lugares el despliegue de emociones es muy amplio: impaciencia, ilusión, alegría, ansiedad, tristeza, etc.
Casi siempre, nuestros gestos son automáticos y los hacemos de forma inconsciente. Por eso tienden a comunicar un mensaje más sincero que las palabras. Para utilizar adecuadamente el lenguaje corporal, es muy importante que haya un equilibrio entre lo que se dice, lo que se siente y lo que se expresa.
- Mover la cabeza de un lado para otro para expresar negación también es innato. Por ejemplo, es un gesto que ya utilizan los bebés para decirnos que no quieren más leche. Mueven la cabeza rechazando el pecho de la madre.
- Encoger los hombros para manifestar que no sabemos o entendemos lo que nos están diciendo, o que nos es indiferente
- La sonrisa para expresar alegría
- Asentimiento con la cabeza para indicar un sí o una afirmación
- El miedo que se puede manifestar de diferente manera pero predominan los signos de sorpresa como abrir mucho los ojos, gritar, temblar, echarse hacia atrás, contener la respiración, etc.
- Fruncir el ceño cuando se está enfadado, o nos desagrada algo
- Cruzarse de brazos un día de invierno, puede indicar que tenemos frío pero, si utilizamos ese gesto cuando escuchamos a una persona puede mostrar una actitud defensiva
- La mirada puede expresar sorpresa, seducción, advertencia, desacuerdo.
- Mirar continuamente el reloj, suspirar, bostezar o cruzar y descruzar los brazos, es muy probable que la persona se esté aburriendo.
- El interés o atención se muestra con un contacto visual intenso, inclinación de la cabeza y asentimientos repetidos.
- El enfado o la ira se pueden mostrar de múltiples maneras, pero sus manifestaciones más frecuentes son la cara enrojecida, brazos en la cadera o cruzados, respiración rápida, labios apretados...
- Una ceja arqueada puede mostrarnos tanto interés como incredulidad. Taparse la boca al hablar, aunque es propio de personas que mienten, puede expresar también timidez o complejos por nuestra dentadura.