Búsqueda personalizada

jueves, 9 de junio de 2011

RECUERDOS...(2 FIN)


Ding, dong, Sonó el timbre, entrevió su reloj las 6:15 am. Quién podría ser tan temprano? Como por inercia se paro, sin preguntar nada, abrió la puerta. Uno la tomo por el pelo y la entró, mientras otros dos entraban y cerraban la puerta, no caía aun en cuenta que pasaba ¡!!!??? Su corazón latía a mil por hora, uno de ellos le coloco la pistola en la cien, al tiempo que decía: “Te vas a morir , cabrona!” , otro amarraba sus manos fuertemente atrás con un corbata, y el tercero empezaba a tirar, buscar, “Dónde esta el dinero, las joyas, los pasaportes?”; Begonia seguía petrificada, el que le tenía puesta el arma la movió adentro de su boca, “cabrona, dónde están las cosas”, encontraron el baúl en el que guardaba los licores y cada uno tomo una botella, la pateaban, le jalaban el pelo, … y dijo lo que buscan esta arriba en la cómoda azul en la segunda gaveta, detrás de las mantillas” uno de ellos subió y trajo el botín. Ya tenían lo que querían se marcharían, pensó ella. Qué lejos estaba de lo que sucedería, le arrancaron la ropa, la mojaban con el licor, la jalaban y por supuesto los tres la violaron, a lo lejos escucho las campanas llamando a misa de doce, no podría resistir más, se quebró y empezó a llorar. “ya deja de jirimequear, que estamos muy a gusto aquí” ordenaron comida en su tarjeta de crédito, y seguían bebiendo. Insultaban, sólo ya no solo a Begonia, sino entre ellos también, alegaban algo, su mente se bloqueo, el que le apuntaba todo el tiempo, menos cuando se turno para violarla, movió la pistola y disparo…” me morí”, pensó. Sobre el sofá que había dormido, meneaba los pies y brazos, como convulsionando uno de ellos, mientras moría con dos tiros en la cabeza. No supo más de ella, se desmayó. Los otros dos sabían que llegarían los vecinos, la policía, los bomberos, ciertamente alguien, salieron corriendo, dejando la puerta abierta. Estaba en el Hospital no sabia cuanto tiempo había pasado, los vecinos llamaron a los bomberos y la policía,…Preguntas, vueltas, dolor….todo era uno solo. A los dos días cuando salio del hospital, no quería regresar a casa, más sus hijos que regresaron al saber lo ocurrido, la levaron, todo estaba recogido, como sino hubiese pasado nada, ¡Y vaya que había pasado! Hasta el botín lo habían dejado en la prisa de salir, lo que dejaron y para siempre, es un recuerdo, no como los de la tarde anterior, este viviría con ella siempre, como otros, solo que este seria: UN RECUERDO MALDITO, en 24 horas su vida cambio. Ya nunca más se sintió segura de sí misma, y se por temor se fue aislando, poco a poco, hasta morir unos años más tarde sola, en su cama, de una embolia. Se fue en silencio, como soporto aquel tormento en silencio.

FIN

Autor: R.C. de Interés
Fuente: Mi Imaginación & Algunos Recuerdos