sábado, 28 de julio de 2012

JUGO DE NARANJA

Desayunaba, como es costumbre, casi todos los sábados con mi abuelita, mi Aby, cuando entre en cuenta que ya tiene noventa años, su mente es lúcida, en ocasiones, se le va alguna palabra; mucho menos que a mí, las dos nos entendemos a las mil maravillas, casi siempre, esta al día en las noticias, las del tiempo y medicina son sus favoritas, no falta alguna enfermedad rara, que descubra en Discovery Channel, que le pase a ella, hoy llevaba anotado en un papel, la que tenía: Síndrome de Hutchinson-Gilford, - madre pura, pensé para mi, tratando de no reírme, “no de ella, ni de la enfermedad”, sino que esta vez, no habría puesto atención, de que se trataba, ni que discutirlo con ella, tampoco; a la vez que me inspiro una gran ternura, en su afán de llamar un poco más mi atención- no toque,  ni rebatí, ni profundice el tema, sólo me pare, la abrace apretado y le di muchos besos, se me resbalo un lagrima, que borre, y le dije que había oído que la naranja era muy buena, para ayudar en esta enfermedad, una sonrisa ilumino su cara…:le habían prestado atención.
Le entregue una postal que recientemente encontré en sus libros de poemas, que me heredó, y dijo:
- Y esto?
- Aby, estaba entre tus libros de poesía
- De quién es ¿?
- Del Padre Benito
- Mnnnm, me lo lees, no traje mis lentes ( es que es, toda coqueta, evita usar lentes en publico)
- …. Muchos Saludos…
- Es que la vida pasa en un Santiamén, allí tu mamá, no se había casado, tú no habías nacido, yo no había enviudado, …había…había…había…

Miles de anécdotas, que ya conozco, pero que me las vuelvo a disfrutar, con inmenso cariño, tiene 30 y pico de nietos y 20 y pico de bisnietos, que se pierden este tesoro, yo me lo disfruto cuando menos una vez a la semana, y es de lo mejor que la vida me da…
Puedo pedir otro jugo de naranja, por lo de mi enfermedad?
- ¡Claro puedes pedir todo el que quieras!
- Puedo preguntarte algo?
- Si Aby, dime?
Por qué guardaste la postal, y me la trajiste, en vez solo tirarla?
- Porque es tuya, no mía, es un buen recuerdo para ti, y además mira: nos ha hecho pasar un gran momento!
- Si, cuando me muera, te la heredo, aunque como me voy a curar con el jugo de naranja, tendrás que esperar
- Si Aby, tienes que tomar mucho jugo de naranja, antes de llevarte a casa, al salir del restaurante, vamos al super, te voy a comprar, varios litros de jugo de naranja.
-  Ya pagaste?
- Si
- No se me olvida, que de chiquita preferías el jugo de naranja a la leche, te quiero mucho
- Y yo a ti Aby


Autor: María Asturias
- Del desayuno de Hoy -