jueves, 10 de septiembre de 2009

DESPERACION...

Atrapada por el tiempo, cuando todo el día se te ha hecho tarde, como el conejo en Alicia de las Maravillas, cada semáforo ha estado en rojo se te han ido las medias, casi te cae la coca- cola sobre la falda…
Corres y corres cada mi minuto, y cada vez hay más cosas, y se te hace más y más tarde….
Son las 5:00 pm tu reunión era a las 3:30 pm. Es la despedida de soltera de Lis, tu mejor amiga, esta lloviznando, el tráfico cada vez es más lento y tu quieres ir más rápido.
Te empiezas a enervar, y frotar el cuerpo, tronar dedos, tocar bocina…es uno solo, literalmente: casi te jalas los pelos…la desesperación te empieza a invadir…
Y el regalo??? Lo has olvidado, ni soñar en regresar a la oficina por él en este trafico.
A dos cuadras hay un centro comercial, cuando al fin llegas… no hay parqueo, das dos vueltas, llamas a tu ángel de la guarda…. Un espacio vació allá … so sorry, no es tu costumbre, pero te le adelantas a la señora de la camionetilla.
Prisa y más prisa, entras compras unos sartenes…cola, estas a punto de llorar de la desesperación.
- Se lo empaco seño? – dice la señorita detrás del mostrador, no solo ponga la moña en la bolsa, y te dices: le explicare a Liz, que iba contra el tiempo.
Tiempo otra vez, tiempo, tu enemigo el día de hoy…calculando el trafico te tomara por lo menos unos 45 minutos más llegar a la reunión.
Bueno calma, allá vamos.
Llegas al carro, volteas la bolsa en el capo del carro, para encontrar las llaves, no se porque cuando más necesitas las cosas no las encuentras. Ya! metes la llave en la chapa….!!!!no da vuelta no abre, lo intentas y nada de nada. La desesperación es tu dueña absoluta.
Das la vuelta al carro, para probar en la otra puerta, tampoco. Para colmo de males ese señor, te esta viendo fijamente y tiene cara rara.
Si tenias algo de paciencia, aquí ya no existe! Al borde de la histeria, o mejor dicho histérica, no sabes por que? Pero empiezas a darle golpes al carro con las manos y a patear las llantas. No puede ser maldito carro! Decir eso, y acercarse el Sr. Raro fue uno mismo.
Señorita, le pasa algo? (para ese momento debes parecer un perro con rabia) y contestas a mil por hora, esta desgracia de carro que no abre, y ……voy tarde …..Tengo prisa…..
A aquel hombre la cambio la cara rara, por pena y miedo: Disculpe, pero este es mi carro.
Que su carro? Caminas al frente, ves la placa ¿???!!!! Buscas con la vista y si a dos carros esta el tuyo. Trágame tierra!

Muchas veces nos atrapamos nosotros mismos en las redes de la ansiedad y la desesperación… en vez de sentirnos abrumados por alguna emoción pierdes toda razón, pierdes toda sensibilidad.


Autor: R.C. de Interés
Fotografía: R.C. de Interés


  • "La desesperación exagera no sólo nuestra desdicha, sino también nuestra debilidad." Lucas de Vauvenargues

13 comentarios:

  1. Hola
    ¡Vaya!
    ¡Vaya!
    jo, Tita, es una pasada, menudo estilo el tuyo,
    lo he vivido como si estuviera allí
    y la frase final, lo borda,
    el golpe de efecto con el cambio de carro me ha impactado
    he vivido la desesperación letra a letra
    ¿vas a hacer más cómo estos? son lindos, y enseñan una barbaridad,

    gran abrazo Tita, eres lo más

    ResponderEliminar
  2. Gracias, José, es una anecdota que da risa ahora, primero dió pena, imaginate al pobre Sr. Raro, si la rara era la que le golpeba el carro.Pero son las historias que te hacen reflexionar, y hacer pequeños, grandes cambios. Es una historia real. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Es una buena historia, tod@s hemos tenido algún día de 'desperación' como el tuyo, por eso el relato me trae recuerdos de 'varios' de esos sucesos que yo también he vivido amargamente. y es cierto la desesperación no te deja pensar.

    saludos.
    josé carlos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, José, hay días de días, lo bueno es que no todos son así, y aun de los días así, podemos retroalimentarnos, y tratar que las emociones, no nublen nuestra razón. Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  5. R.C., has sabido trasmitir la desesperación. Pero como dicen que siempre hay que saber mirar la mitad del vaso llena y no la vacía, diría que ese día ha terminado con suerte al no encontrarse con un lunático que se violentara (y de esos que abundan tanto hoy) y que hubiese significado quizás terminar el día en peores condiciones.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. El mundo en el que vivimos va demasiado rápido... y nosotros con él.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Mi amigo, Rudy, en esto de escribir tu tienes una gran experiencia, que me encanta. Yo estoy dando mis primeras letras, me gusto saber que logre transmitir el sentimiento. Gracias a Dios, pues creo que el Sr.Raro estaba asustado y su reacción fué diferente, claro que no es lo más conveniente, pero el mensaje es que tratemos deno deseprarnos, abrumarnos y ccomplicarnos. Un fuerte y gran abrazo

    ResponderEliminar
  8. Fiel reflejo de un día cualquiera en la vida de alguien en esta sociedad con prisas, de hecho me he visto a mi misma en algún momento.
    ¡Brillante!
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  9. ¿Caramba porque sera que situacion similar me es familiar?. A veces nosotros mismo somos los creadores de nuestros propios desastres. La vida se vive demasiado rapido para una sola vez que estamos en ella.

    ResponderEliminar
  10. Tienes razón LaMar, cada día parece como si nos atrapara el reloj, yo lo que trato es de mantenr la calma, y ordenar en mi mente las cosas, en vez de electrificarme como ese día. Me dijo un amigo hay que contar hasta 10. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  11. Acertadisimo tu comentario, Marian, pienso que muchas veces nos abrumamos, y sin razón, en vez de tomar las cosas como llegan, si en el trafico por ejemplo en vez de estresarme hubiera pensando unas bonitas palabras, para mi amiga, en vez de ser una situación electrica, hubiese aprovechado el momento y hasta lo hubiera disfrutado, todo lo hubiera hecho con mas calma y mejor. Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Eres una estupenda persona mi apreciada amiga, excelente observadora de tu entorno, y dispuesta siempre a tomar las reflexiones mas validas para compartirlas con quienes tenemos el agrado de seguirte. Te felicito amiga.

    ResponderEliminar
  13. Gracias por tus elogios Nelson, pero me vas a hechar a perder; porque lo hago feliz y encantada de la vida, no creas cuando preparo las anotaciones me las disfruto intensamente, pero cuando nos es util, o agradable la gloria es doble. Muchas Gracias, un fuerte abrazo

    ResponderEliminar

Gracias tú opinión, es muy valiosa para mí y me agrada conocerla.